Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

sábado, 12 de enero de 2013

Hija, esposa y madre





Nació como nacen los pobres, en cuna de pino con sabanas de percal. Jugó con muñecas de trapo y mucha imaginación.
Transcurrió su vida entre rosas y zarzas, a veces cantaban los pajarillos y otras veces graznaban los cuervos.
Aprendió a vivir cantando unos días y llorando otros, aprendió que vivir es luchar, es sufrir y es gozar, que la lucha es eterna, que el sufrimiento es frecuente y que el gozo es casual.
Así un día y otro día, meses y años pasaron, una niña mimadita, una joven ingenua e inocente. 
Quería comerse la vida, quería comerse el mundo. La vida era más fuerte y el mundo muy grande, la vida ganó la partida y el mundo nunca se lo comió.
Algunos años pasaron, en madre se convirtió, una madre luchadora, una madre que mucho erró, quería hacerlo mejor que nadie, ella, inocente, inexperta, tropezó y tropezó. Mamá gallina la llamaban por proteger y proteger.
Que el niño no se caiga, que no se haga daño, que no se pierda...
Pero al fin un día aprendió a enseñarlos a vivir, a caerse y levantarse, a saber encontrar su rumbo, a ser únicos y volar.
Cuando el timón fue solo de ella con mucha fuerza lo dirigió, el rumbo cambió mil veces, mil veces lo enderezó.
Buscó su propio camino, muchas veces se perdió, escucho cantos de sirena y su barco se estrelló. Reconstruyo luego su barco y como Ulises, al mástil se amarró, ahora amarrada al mástil, protegida de las sirenas nunca más se estrellará.
Por delante un mar en calma, un agua azul, cristalina y apacible, ese mar que un día será su cuna, una cuna tan suave como aquella de las sabanas de percal.




8 comentarios:

Verónica dijo...

Qué preciosa historia. Nadie nacemos enseñados, poco a poco lo hacemos mejor.
Besos, buen finde

Francisco Espada dijo...

Ese es el camino, el circuito vital de toda persona a través de los diversos estadios con los que nos vamos topando. Eso sí, dicho de forma redonda, rotunda, muy bellamente. ¡Felicidades, Rita!
Besos

La Gata Coqueta dijo...




¡Feliz fin de semana!

bajo la incipiente mirada

de la luna enamorada

de los riscos tornasolados de la alborada...

Atte.
María Del Carmen



Marcos dijo...

No te has dejado nada, es el mar de la vida repitiéndose una y otra vez

Cantares dijo...

Que bella forma de hablar de una persona
Que delicia leerte
Un beso inmenso

Antorelo dijo...

Y al final del ciclo llegan los políticos y congelan la pensión.
Un abrazo

Luján Fraix dijo...

HOLA RITA
TODA UNA VIDA CONTADA EN FORMA BREVE PERO INTENSA. PRECIOSO. TE FELICITO.
EXCELENTE NARRATIVA, SENSIBLE Y TIERNA.
BESITOS

PD ME CONMOVIO TAMBIÉN LO DE TU PERRITA, SABES QUE ADORO LOS ANIMALES.

emejota dijo...

Todo eso mas lindísima mujer y estupenda amiga. Me encanta esas imágenes, guauuu. Bsss.