Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

domingo, 29 de enero de 2012

Federico García Lorca

Muchas veces me he preguntado cuantos poemas, cuantos escritos nos hemos perdido de García Lorca, si no lo hubieran asesinado hubiéramos disfrutado de su obra, si tuvo tiempo de escribir todo lo que de él conocemos ¿cuanto hubiera escrito si no se hubiera malogrado?
En éste escrito que comparto a continuación nos dice al final la frase de Menéndez Pidal en la cual nos recuerda lo importante que es la Cultura para el desarrollo de los pueblos.



Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo.
Medio pan y un libro


Medio pan y un libro.


Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.


domingo, 22 de enero de 2012

El día de asueto


Hoy es sábado, el día de asueto por antonomasia al menos desde hace unas tres décadas, antes no era así, mucho antes dirían algunos por su joven edad, yo no diría tanto seguramente por tener más edad, antes como decía, el sábado era un día no solo de trabajo, además era día lectivo, íbamos al colegio en sábado como otro día cualquiera, era el domingo el único día de descanso y asueto.
Elena es de aquella época, por lo tanto disfruta doblemente de la suerte de tener dos días de descanso semanales, dos días !!! para que luego se quejen.
Elena ya vive sola, sus hijos ya son mayores, ya se han ido de casa a vivir su independencia, su marido murió hace unos años y ella se ha jubilado también desde hace unos años y se adapta a su nueva vida, tratando de sacarle todo el partido posible, recordando aquella frase que dice “si no puedes con tu enemigo únete a él”, entendiendo por enemigo la nueva situación de ¿como se dice ahora? Ah si, singles, o sea solteros o solos o viudos como en su caso.
Si fuéramos pesimistas y viéramos la botella medio vacía, lo llamaríamos soledad pero como somos optimistas y sabemos que la vida tiene de todo y que mejor es adaptarse que cabrearse, pues le llamaremos “solos y contentos”.
Es el caso de Elena que después de llorar sus pérdidas ha decidido que el pasado es pasado y que el presente a poco que se descuide se le escapa sin vivirlo, así que volviéndonos al sábado veremos a Elena que se despierta sin prisas, se prepara un desayuno diferente de los días laborables y se instala en la terraza donde aparece hoy un sol esplendoroso, baja un poco el toldo y se prepara para disfrutar de paisaje y desayuno.
Luego se va a la peluquería, disfruta también de esos momentos que solo las mujeres sabemos disfrutar, la agradable sensación de abandonarte a los cuidados de tu peluquera que te deja un aspecto mucho mejor que el que tenías.
Sale de allí con ánimos renovados y sintiéndose muy guapa, todo lo guapa que se puede estar a su edad pero es muy consciente también de que los años pasan y la vida se compone de etapas y las etapas cambian nuestro aspecto.
Llega a su casa y se prepara un agradable almuerzo y mientras come llama a sus amigas que la esperan por la tarde para ir al cine, van a ver La Dama de Hierro.
Da una pequeña cabezadita en su mejor sillón, recuerdan? El viejo sillón http://jubiladossenior.blogspot.com/2010/06/el-viejo-sillon.html , si, Elena es la del viejo sillón, como verán ella ha cambiado mucho.
Se levanta y se prepara para salir y disfrutar de la peli.
La película les ha gustado mucho, les ha refrescado la memoria de una historia reciente y les ha destacado el aspecto humano y valiente de ésta mujer que despertó en su momento admiración y odio casi que a partes iguales.
Luego se van a comer, comentar la peli y reírse de muchas cosas tontas y sin importancia.
Se ha hecho muy tarde y hay que regresar a casa, Elena que es la que baja el coche, deja a sus amigas en sus casas y se va en pos de la suya.
Hay 30 Km. hasta su casa y es muy tarde, más de medianoche pero no le importa, no le parecen muchos, no corre y va escuchando su música, esa que ya a casi nadie le gusta, sus boleros, sevillanas, música de su tierra, va cantando porque le gusta hacerlo y porque no quiere que el sueño le gaste una mala pasada, se siente feliz, le gusta la noche y todo lo que ella le inspira, llueve un poco por el camino y hay un poco de niebla en contraste con el sol de la mañana, en poco tiempo llega felizmente a su casa donde es recibida por sus amigos de cuatro patas que dan saltos de alegría.
Hogar dulce hogar, suspira contenta y se prepara una infusión que se toma mientras da la buenas noches a sus pequeños compañeros y se va a la cama con su Morfeo.
Mañana es domingo, humm, que bueno.

domingo, 15 de enero de 2012

La edad que quiero y siento



Lo escribió José Saramago y me ha gustado, estoy de acuerdo con él y lo comparto con ustedes.

Mañana es la única utopía

Frecuentemente me preguntan que cuántos años tengo...
¡Qué importa eso!.
Tengo la edad que quiero y siento.
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido.
Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la
convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuántos años tengo!.
No quiero pensar en ello.
Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo.
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.
Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.
Ahora no tienen por qué decir: Eres muy joven, no lo lograrás.
Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.
Y otras en un remanso de paz, como el atardecer en la playa.
¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas... valen mucho más que eso.
¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!.
Lo que importa es la edad que siento.
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.
¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!.
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

José Saramago
Premio Nobel Literatura 1998
.

lunes, 9 de enero de 2012

Cansado de navegar


Mucho tiempo navegando,

con las velas desplegadas,

siempre a toda marcha,

plantando cara a los vientos,

a olas furiosas,

a los huracanes.

Siempre defendiendo su casco

de piratas y rufianes.

Dichoso cuando la mar estuvo en calma,

arrullándose, cuando la brisa acariciaba.

Su casco ahora envejecido,

ahora sus velas marchitas, ajadas, mustias...

LLegó el momento de quedarse en puerto,

el momento de dejar la lucha,

de ceder terreno,

de solo arrullarse en la cuna del puerto.

martes, 3 de enero de 2012

Ya vienen los Reyes



Ya vienen los Reyes Magos
ya vienen los Reyes Magos
caminito de Belén
ole, ole y ole......

El día de Reyes. Lo mejor de la navidad y no por los regalos que recibimos algunos adultos, eso es lo de menos, el mejor regalo es la ilusión de los niños cuando realmente son inocentes, no tiene precio ver sus caritas ilusionadas la víspera del 6 de enero, llevarles a la cabalgata y ver como abren sus ojitos llenos de ilusión, oírlos cuando amanece cuchicheando unos con los otros, -¿llamamos a mamá? -Callate que están durmiendo y se van a enfadar.

Pronto el más valiente se atreve a ir a la habitación de los padres y se queda en la puerta, se aproxima y mira los ojos de sus padres a ver si duermen, los padres aprietan los ojos, quieren seguir durmiendo, el valiente hace que se va pero tropieza con algo (a propósito para despertarlos) y... ya!! no tiene remedio, no se puede seguir fingiendo, se despertaron los papás y ...por fin!!! se levantan y van con los niños a buscar los regalos.

Ese amanecer no tiene precio, en Tenerife es tradición que en el batallón de Artilleria que está en el centro de la capital se disparen varios cañonazos a las siete de la mañana, es en ese momento cuando los que todavía no se han despertado lo hagan, ya no hay excusa, hay que levantarse.


¿Sabían ustedes que?...El día 6 de enero también los niños italianos reciben regalos el día 6 de enero de la Befana, la brujita que viaja en una escoba visitando los hogares de Italia.

Cuenta la leyenda que los Reyes Magos al perderse de camino a Belén para llevar sus presentes al niño Jesús, pidieron ayuda a una anciana para que les guiase en el camino. A pesar de las súplicas de los Reyes Magos para que les ayudara, la anciana no accedió y se quedó en su casa.

Después de pensárselo mejor, la anciana se arrepintió de no haber acompañado a los Reyes Magos y preparó una cesta con varios dulces y se fue en busca de ellos. Al no conseguir encontrarles, la anciana se iba parando en cada casa que encontraba y regalaba los dulces que había preparado a los niños, confiando en que alguno de ellos fuera el niño Jesús.

Desde entonces y hasta la actualidad, cada 6 de enero va a las casas de todos lo niños de Italia para ser perdonada, en lo que se ha convertido en una tradición obligatoria en las fiestas de Navidad en ese país y en una de las tradiciones más importantes del año, sobretodo para los niños.

Felices reyes para todos y sobretodo para los que tengan niños en casa. Disfruten de ellos!!!

Para nuestros amigos italianos Buona festa della Befana!!!!