Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

martes, 4 de septiembre de 2012

Manolo, aquel galleguiño





Hay personas que nos dejan huella con solo hablar con ellas unos pocos minutos.
Manolo, un entrañable personaje, un hombre bastante mayor que vive en una pequeña aldea de Galicia. Ya hablé de él el año pasado, ( http://jubiladossenior.blogspot.com.es/2011/10/sabiduria-de-los-mayores.html) lo conocí en mi primer viaje a esa bonita tierra gallega, me causó muy buena impresión, yo diría que me impactó su sabiduría, esa sabiduría que da la edad, no a todas las personas por igual, indudablemente.
Manolo es una persona muy especial, de esas que van absorbiendo de la vida todo lo bueno y lo importante, curiosamente todas aquellas cosas que muchos humanos dicen que son tonterías, y la vida está llena de esas tonterías que desechamos sin darnos cuenta que son las verdaderas cosas que merece la pena saber y tener en cuenta.
Desechandolas, estamos perdiéndonos lo mejor de la vida, claro que hay opiniones de todos los gustos, hay gente que no ha sido dotada con la sensibilidad necesaria para disfrutar de las pequeñas cosas. Manolo no, estoy segura que ha vivido en su aldea momentos y situaciones que a todos nos pasaría desapercibido pero estoy segura que a él no.
A Manolo lo conocen todos por aquellos lugares, es muy fácil dar con él, en cuanto preguntas cualquiera te dice donde está y como está, y estoy segura que lo quieren también todos los vecinos de la aldea y aldeas cercanas.
El año pasado tuvimos una agradable conversación con él, llena de sencillez y pequeñas-grandes enseñanzas. Este año hemos repetido, lo buscamos, charlamos con él y sacamos unas fotos que quiero compartir, estoy segura que a él no le importará que lo haga.
Esta vez Manolo dijo algo tan sencillo y a la vez tan grande que quiero también compartir con ustedes.
Hablando siempre de las relaciones personales, de modos de vida, que han cambiado tanto. Dijo que lo importante en la vida es quererse mucho, que el cariño todo lo arregla y que el orgullo nos destruye.
No solo estoy de acuerdo, además lo he comprobado a lo largo de mi vida, lástima que nos demos cuenta cuando ya somos mayores.