Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 23 de julio de 2012

El mar, mi mar




Hoy he olido tu mar y mi mar,
he visto esas olas embravecidas,
la espuma que chocaba contra las rocas,
yo sola frente a él,
muy temprano,
cuando todos duermen,
es día de descanso,
se ha parado el trabajo,
la politica,
el pobre y el rico,
todos duermen...
Yo no...
disfruto de ese mar,
de esa hora mágica,
de ese sol que quiere salir fuera timidamente,
de ese aire fresco,
agradable,
vivificante,
de esa soledad que te consuela.
Pienso...
pero alejo el pensamiento,
el aire fresco,
el olor a mar,
a mi mar,
a mis islas...
Aquel aire con sabor a burgados,
aquel aire con sabor a libertad,
aquel aire que llena mis pulmones,
que me hace sentir un placer inexplicable,
una paz que inunda mi ser,
ahuyentando las tenebrosas sombras de la noche,
y rompiendo la serpiente que rodeaba mi cuello,
que impedía mi respiración.
Contemplando ese querido mar,
respirando ese aire que revive mi alma,
pensé que quizá llegó la hora disfrutar de su vaiven,
ahora cuando mi tarea terminó
y el cansancio me invade.
Me atrae ese mar,
quisiera dejarme llevar,
respirar muy hondo y flotar y flotar....