Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

miércoles, 18 de julio de 2012

Canarias se quema






Canarias se quema, Tenerife, La Palma, La Gomera, tres islas que los pirómanos no castigados debidamente vuelven a atacar. A estas horas en La Gomera está extinguido, en La Palma está controlado pero en Tenerife, la isla donde nací y vivo está quemandose.




En el pueblo de Vilaflor se han evacuado 1.800 vecinos que han tenido que dejar no solo sus casas, también animales que han sucumbido a las llamas y el humo.


El fuego ha invadido el barranco de Tágara, eso hace difícil por no decir imposible contenerlo en ese punto, ayer llegaba a Las Cañadas del Teide, pudieron controlarlo pero ahora avanza por el barranco.  En otro punto de la isla ha habido otro conato que pudo ser controlado. 

Las ayudas del Gobierno Central llegan tarde y escasas, la lejanía de las islas hace que una gran indiferencia y pereza invada a los responsables de que esa ayuda llegue con la misma prontitud que llega cuando se trata de otras provincias de España, eso nos hace pensar a los canarios que nunca hemos dejado de ser colonias olvidadas.


Las autoridades responsables de que el monte no esté en las condiciones debidas para que estas cosas no ocurran (no se limpia la pinocha del monte que contribuye a que el fuego se extienda) deben rendir cuentas y asumir sus responsabilidades.

La pinocha del monte juega un papel muy importante en todo esto,  son los restos de los pinos que se van secando y formando una alfombra que aplicando una cerilla arde como la yesca. En tiempos pasados esa pinocha la recogía el hombre del campo y la utilizaba para las labores de agricultura, con ello se beneficiaba el campesino y el monte estaba limpio, ahora no se recoge, entre otras cosas porque está prohibido. Esa labor debe hacerla el Ayuntamiento correspondiente pero no se hace con lo cual tenemos el monte en perfectas condiciones para ser quemado.


Poco puedo añadir porque las palabras sobran, se imponen soluciones que no llegan, los pirómanos deben ser duramente castigados pero en la mayoría de los casos no los cogen y los castigos no son eficientes.
Poco más puedo decir, mi isla se quema y mi corazón llora.

6 comentarios:

Josè Antonio dijo...

Por razones que no vienen al caso, Tenerife forma parte de mi historia vital. Algo se quema dentro de mi, estos día, cuando veo los incendios.

Un abrazo y una lágrima que ayude para apagarlos.

Marcos dijo...

Ya sabes lo poco que hace que lo hemos vivido en Valencia. Es lago horroroso, y se te hiela el alma cuando vuelves a pasar entre las cenizas, y recuerdas como lo habías disfrutado antes. La limpieza de los montes es económicamente imposible hoy por hoy, pero no entiendo como no hacen cortafuegos de 200 o 300 metros de ancho, que serian mas económicos de mantener limpios, y que reducirían tremendamente las hectáreas quemadas. Comparto tu pena.

Francisco Espada dijo...

No me extraña que tu corazón llore, porque lo que el fuego quema o es irrecuperable o tarda varias generaciones en volver al presente, que por otra parte ya debería ser otro.

Emilio Manuel dijo...

Tanto ahorro, nos lleva, entre otras cosas, a esto. Políticos irresponsables.

Un abrazo.

Antorelo dijo...

Esto es dramático. Todos los años ocurre lo mismo. Lamentable.
Un abrazo

azul dijo...

NAda puedo decirte, solo horrorizarme con lo que veo y sentir mucha pena por la de animales muertos, vegetación que tardará años en volver a crecer, la pena de todas esas familias que han perdido lo que tenían etc, etc...

El lunes salió un hombre en la tele hablando de lo que tú has escrito, decía que Canarias vivía muy de cara al mar y olvidaba su montaña y no se limpiaba,propiciando lo que ha pasado ...

En fin ..que lo siento mucho

Besos