Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

domingo, 24 de junio de 2012

Cuantas rosas quedan





Como le gustaban sus rosas...
le gustaba cuidarlas,
mimarlas,
las miraba y admiraba,
quitaba las hojas secas,
cortaba la más bonita,
me la traía con un beso.
Pero un día supo que su tiempo se acababa,
empezó a preguntarse cuantas rosas secas
podría todavía quitar...
Nadie le contestaba,
más todos sabíamos sin querer saber...
Hoy yo pregunto también,
cuando riego mis flores,
cuando quito las hojas,
cuando cae la noche,
cuando apago la luz y me duermo,
le pregunto a la noche,
le pregunto a las sombras,
cuantas hojas secas podré aún quitar,
cuantas noches más apagaré la luz,
cuantos amaneceres veré...
Nadie contesta,
nadie sabe...

8 comentarios:

emejota dijo...

Es preciosa, triste, pero también se le puede dar la vuelta a la tortilla, fíjate que a partir de ciertas edades cada día debería ser como un regalo, además somos clones de nuestros ancestros en gran medida, al igual que los nuestros, aunque cambie la civilización y el entorno. Aunque nos vayamos tampoco se perderá gran cosa, y lo que importa todavía quedará.
Resulta más fácil ir desprendiendonos de las querencias poco a poco, para que cuando llegue el momento la de la guadaña apenas si se pueda llevar algo. No se si me explico bien. Muchos bssss.

Dilaida dijo...

Es la vida y cuando se termina no nos queda otra que aceptarlo de la mejor manera. Ahora hay que aprovechar el momento lo mejor posible.
Bicos

Antorelo dijo...

Rita, no hay que angustiarse por los amaneceres que nos quedan, carpe diem. Aunque esa mismas preguntas creo que nos las hacemos todos.
Un abrazo

Francisco Espada dijo...

No te molestes, Rita, en averiguar, pues no sabemos ni el día ni la hora. De lo que podemos estar seguros es que la muerte es el germen de una nueva vida y así indefinidamente desde el comienzo. Bella pregunta y muy bella forma de expresarla.
Besos

Josè Antonio dijo...

No te preguntes por el tiempo, por el cuando ni el cuanto. Acaricie un pétalo y solo, solo, vive el momento.

Precioso lo que sientes, Rita. Este y aquel momento.

Cantares dijo...

Que bello escrito
No te preguntes nada
Un día a la vez
Besos

Jubilada En Acción! dijo...

Genial =)
Un saludo cariñoso para esta dinámica comunidad.

isabel dijo...

Con que belleza haces la pregunta que no tiene respuesta.
TODO LO QUE VIVE MUERE, Y LO QUE MUERE, VUELVE A RENACER.
Un abrazo.