Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

domingo, 17 de junio de 2012

Aburridos





Ahí están, sentados en una mesita redonda de terraza de uno de los agradables rincones de Santa Cruz, ahí, en una mañana más que preciosa, una mañana que invita a charlas agradables y dulzonas, a confidencias, historias, hechos compartidos, todas esas cosas que habla una pareja que esté enamorada y a gusto con su vida, ahí están ellos callados, ausentes y con la mirada perdida. Mientras, sendas tazas de café ya vacías ante ellos en espera de ser recogidas.
La gente camina a su alrededor, yo muy cerca, también con una taza de café en mi mano les observo con disimulo pero muy atentamente, ellos muy sumergidos en sus pensamientos, que seguramente no comparten, con la mente muy lejos de allí, apostaría que la de él y ella en lugares muy diferentes.
El, despatarrado en el pequeño sillón de la terraza, con las piernas extendidas y las manos sujetándose la nuca como si se encontrara en el salón de su casa, mirando al frente, observando pero con esa mirada de observar sin ver a la gente que pasa. Ella sentada muy recta con la mirada perdida, como si lo que ocurre a su alrededor no le interesara. Están en esa edad aproximada de los 50 y tantos años, en esa edad en que ya algunas parejas no tienen ya nada que decirse.
Y así pasó mucho rato, la situación no cambia pasados 15 minutos, de vez en cuando miran las tazas de café vacías, tan vacías como parecen ser sus vidas.
Me levanto y me voy, los dejo en el mismo sitio y en la misma postura, sin mirarse uno al otro o dirigirse la palabra.
Me voy y mientras camino pienso. No parece que fueran una pareja que estuviera enfadada, no, simplemente aburridos.
Ese es el objetivo? Tener a tu lado una persona que realmente no está?
Caminar en la vida dos personas juntas pero separadas?
No es mejor aburrirse solo que acompañado?
Opino que la soledad en compañía es más soledad, que el aburrimiento en compañía es más aburrimiento, que una vida en compañía donde no se comparten pensamientos, opiniones, alegrías y penas, sencillamente no es compañía, no vale la pena de tener esos muchos inconvenientes de la convivencia si la contrapartida no es placentera.
Los que hemos elegido libremente la soledad tenemos siempre cosas que decir y risas que compartir. Los que tratan de tener una compañía al precio que sea (me refiero siempre a personas que no les une el amor, solo el deseo no estar solos) suelen ser callados, tristes y taciturnos.
Vale la pena??