Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

sábado, 19 de mayo de 2012

Algo para recordar




Ante tanta nube negra, tanto futuro incierto, que parece que nos va a pillar un terremoto o peor aún ha llegado la hora del apocalipsis, me levanto hoy con un día de primavera en que la naturaleza nos premia con su perdón por lo mal que la hemos tratado, no hace calor, tampoco frío, no hace viento, solo una ligera brisa muy agradable junto con un bonito sol, los pajaritos tienen una gran algarabía, y todo parece invitar a ser felices, se diría que nuestra madre naturaleza no quiere unirse a toda ésta panda de políticos y mercaderes que nos tienen cogidos por los mismísimos.
Yo tampoco quiero hoy hacerles el juego y comienzo a escribir algo ligerito y agradable al menos para mi. Vamos allá.
“Algo para recordar”, lo pongo entre comillas porque es el titulo de una película que ustedes probablemente conocerán porque es de 1993, yo no la conocía y hoy, una mañana de sábado, de esas en las que decidimos hacer poco o no hacer nada, me he puesto cómoda, eso quiere decir sillón (adoro mi sillón, es único) pijama y café en mano, pues eso, hoy decidí ver una comedia romanticona que me encontré haciendo un zapping por los canales de cine que nos ofrecen algunas empresas, la mía es como no, de la madre patria, por aquello de que no quieres traicionar a la vaca que te dio de comer o que realmente sabes que todas son iguales y te quedas con la de casa.
Tom Hanks, el protagonista de la peli que se llama Sam, se queda viudo muy joven y con un niño de 8 años, Jonah, y pasado un tiempo el niño desea una mamá nueva y una esposa para su papá, el niño muy espabilado y atrevido, escribe a la radio pidiendo una mamá, Annie (Meg Ryan) que lo oye se queda enamorada sin conocerlo.
Se suceden una serie de acontecimientos graciosos y dulzones, todo ello propiciado por el niño, el padre que había perdido a la mujer de su vida, aquella que le parecía irrepetible (él no creía posible rehacer su vida) de pronto se queda enamorado y ve en aquella mujer la segunda mujer irrepetible.
Se supone que dos veces en la vida ha tenido la suerte de encontrar la mujer de su vida, como si ello fuera posible...
Al igual que si te encuentras una mala persona que te machaque la vida y no es muy probable que te encuentres una segunda, también es bastante improbable y yo diría que imposible, que te encuentres una segunda mujer u hombre de tu vida, y no es que no haya personas buenas, lo que ocurre es que la pareja, si encuentras la que se adapta a ti como un buen zapato, no es fácil que se repita.
Es una opinión, sigamos con la peli.
La comedia ha sido estupenda, se encuentran en lo alto del Empire State con las luces de New York de fondo, (me hizo recordar mi visita a ese lugar que tanto me gustó y las fotos que tengo allí, en el Empire) todo planeado por el niño, se cogen de la mano y se van los tres juntos. En el cielo de New York se van encendiendo una a una miles de luces mientras acaba la película.
Esta película  es una nueva versión de la que se hizo con el mismo titulo en el año 1957 protagonizada por Cary Grant y Deborah Kerr, aquella tenía unos tintes un poco dramáticos al final, también se encontraban en el Empire aunque ellos ya se conocían pero ella por una serie de circunstancias se había quedado paralitica.


Dos actores como Tom Hanks y Meg Ryan hacen de una película tontorrona algo simpático e interesante. A mi me ha endulzado la mañana y ha alejado todos esos malos presagios que pienso tener arrinconados al menos hasta el lunes y mi consejo es que lo hagan también ustedes.
Feliz fin de semana