Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

viernes, 13 de abril de 2012

Siempre de pie




Una vez más te has retado,
una vez más has ganado.
Muy dura ha sido la prueba,
más duro el camino.
Una vez más no te amilanas,
el miedo no pudo contigo,
ni siquiera con su cara más feroz.
Ya pasó todo,
todos se han ido, 
te quedas sola con tu victoria,
también con tu pena,
también con tus preguntas.
Siempre fuerte
siempre de pie,
siempre superando pruebas
tan fuertes como un mar embravecido,
de que te sirve?
Ahora quieres parar,
coger aire,
dejarte llevar,
caminar otros caminos,
abrazar otros cuerpos,
sentir otros abrazos
lejanos y añorados,
arrebujarte dentro de ellos,
ser débil una vez,
sentirte una niña arropada,
dormir abrigada por el mimo y el cariño,
sentir que el tiempo no pasa,
abandonarte en los brazos queridos.
Y luego...
cuando amanezca...
otra vez te pondrás de pie,
vestirás otra vez tu coraza,
que nadie vea que también eres débil,
que lloras,
que sufres,
que tienes miedo.
Seguirás siempre ahí,
de pie, hasta que el tiempo te aniquile,
es lo que esperan de ti,
es lo que quieres...
Y así...otra vez...seguirás con tus retos,
seguirás con tus luchas.
Hasta cuando?....
Triste pregunta sin respuesta.







13 comentarios:

Josè Antonio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josè Antonio dijo...

Luchar...hasta que el tiempo me convierta en tiempo

Dilaida dijo...

Dices "¿hasta cuándo?". Seguro que será así hasta el final, porque la persona luchadora, no deja nunca de luchar, y si algún día deja... malo.
Precioso, me encanta.
Bicos

Abuela Ciber dijo...

Tal cual, es lo que nos toco vivir y, arriba el ánimo y un día mas.......

Cariños

Cantares dijo...

A veces no sabemos cuán fuerte somos hasta que la vida nos pone un enorme desafío que debemos enfrentar o sucumbir.. bello escrito
Besos

emejota dijo...

Querida Rita, creo que sí sabes lo mucho que me puedo identificar con tus palabras, y no solo con ellas, sino con la pasión de la bellísima imagen que nos ofreces. Hasta cuando sea, querida, lo importante es que nos pille preparadas y para eso estamos l@s amig@s, sobre todo en la última etapa de la vida, para ayudarnos a pegar el último brinco con dignidad y la satisfacción de una labor realizada a conciencia aún sin ciencia cierta. Bsssss.

emejota dijo...

Te pido prestada la entrada, la podré copi-pegar en su día ¿verdad? + Bs.

Francisco Espada dijo...

Incluso el más fuerte tiene sus momentos de abatimiento. No entiendo por qué hay que mostrarse como un cañaveral, siempre enhiesto, cuando no es así. Si fuésemos sinceros con nosotros mismo, no nos dolería mostrar nuestras flaquezas ni decirle al otro que necesitamos ser escuchados. Al margen de la historia, Rita, una bella manera de contarla.

Pepa dijo...

Y asi dia a dia, nos ponemos la coraza y p´alante!! pero cuando quedamos a solas, o en el silencio de la noche, nuetro espiritu, nuestros sentimientos afloran y los dejamos libres, intentado darles paso a esa puerta abierta pàra que se alejen y dejen nuestra alma tranquila y asi volver a despertar y un dia mas seguir adelante, siendo l@s mejores actores del teatro de la vida.
Preciosa entrada Rita, preciosa

Felipe dijo...

Se dice que no depende de nosotros,que todo es efímero y casual.Sin embargo y aunque los renglones no los podemos escribir,no es menos cierto que sí podemos influir,con tenacidad y firmeza,en el resultado final de nuestra existencia o,tal vez,en nuestra finitud.

Todo puede ser casual si el empeño es débil o,cuando menos, simple abandono.

Un fuerte abrazo,mi querida amiga Rita

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Rita:


Luchar, siempre luchar y al igual que los árboles... Morir de pie.

Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Gracias por siempre estar!!!

Cariños y buena semana

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Rita, me han gustado mucho tus palabras, llevas razón la vida es una lucha constante, pero hay que vivir, y eso necesita movimiento crecimiento y superación... Al final, descansar con la satisfacción del deber cumplido.
Muchas gracias por tu comentario en mi blog, eres muy amable, necesito la suerte de todos.
Un abrazo grande amiga, desde mi Librillo.