Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

viernes, 9 de marzo de 2012

De vuelta de las vacaciones





Había que romper la rutina, había que caminar otros caminos aunque solo fuera por unos días, se imponía la acción. Por tanto bajé mi maleta, compré billetes de avión y ...a volar.
Nosotros, los canarios, si queremos ir un poco más allá de nuestras narices debemos subir al avión si o si.
Claro que siempre nos queda la opción de ir en barco, no crean que no me ronda la idea cuando tengo que viajar, me gusta el barco, pero no cabe duda que el tiempo es un bien muy preciado que siempre queremos aprovechar hasta la última gota. Si vamos en barco también se encarece más, no solo porque el barco es más caro, también hay que sumarle los diferentes desplazamientos de tren o bus que debemos hacer para llegar a nuestro destino, no olvidemos que el barco atraca solo en dos o tres lugares de la piel de toro.
Por tanto mi billete fue de avión. En éste momento nuestra oferta de compañías de vuelo está reducida, el cierre de Spanair nos ha perjudicado considerablemente, así que lo que antes era un vuelo bastante barato, ya no lo es tanto, ya saben, ley de oferta y demanda. En fin, más barato o más caro es lo que hay.
Salgo con mi maletita de casa y me voy al aeropuerto, muy contenta con viajar, es una de mis debilidades.
He tenido la precaución de elegir asiento via internet para que luego no me den sorpresas. Mi asiento es de pasillo. Cuando llego a mi sitio compruebo con horror que la butaca ha encogido considerablemente, me la quedo mirando y miro también a la pareja que está sentada en los otros dos asientos, no es que sean gordos pero si aumentaditos, la señora está en el asiento de ventanilla y el señor ha quedado en el medio, o sea el jamón del bocadillo, éste señor irremediablemente invade mi asiento, yo suspiro y resignadamente me siento, mejor dicho me empotro en lo que queda de asiento.
Cierro los ojos y hago acopio de mucha paciencia, me pregunto como voy a pasar dos horas y media allí.Control mental, mucho control.
El problema más grave vino cuando quisimos bajar la bandeja para tomar un café, los ocupantes de la fila de delante habían reclinado sus asientos, con lo cual la sensación de agobio iba in crescendo, vuelvo a suspirar y sujeto mi café maldiciendo la hora en que lo pedí.
Sobrevivimos lo mejor que pudimos y cuando el avión aterrizó casi que aplaudimos por salir de aquel corsé. Y yo me pregunto, ¿si ya lo asientos son tan estrechos, porque no se inmovilizan para que no se reclinen?
Si si, se lo preguntamos a la azafata no se crean, pero no, no tenían una respuesta, solo evasivas, como es lógico, para que se van a molestar en nuestra comodidad si de todos modos los canarios nos tenemos que subir otra vez. Los precios más altos y los asientos más estrechos...
Será la crisis??? Ummmmm
Y yo pensaba, todavía me queda la vuelta...
Menos mal que habiendo llegado a la capital de España mis penas desaparecían, me dispuse a disfrutar de la buena compañía familiar que allí me esperaba. Lo pasé muy bien, dejé atrás los malos momentos y que caramba!! han sido unos días estupendos, que bien se come, que bien se bebe y cuanta oferta teatral y de museos para disfrutar, sin olvidar lo que quedaba de las rebajas, en fin, “una bella e piccola vacanza”.
Caminé, caminé y caminé.
Ahora...vuelta a empezar
Hola a todos!!!!!

7 comentarios:

Dilaida dijo...

Hola Rita, me alegro que la estancia en los madriles fuese para ti estupenda. Siento mucho la incomodidad del avión, imagino que los irán adaptando a la moda, época de estrecheces.
Bicos

PEPE LASALA dijo...

Los aviones son así Rita, son muy incómodos, y ahora con la crisis... "donde comen 2 comen 3". Pero bueno, gracias por contarnos esta "aventura aérea" que me ha gustado mucho, espero que disfrutases de la estancia, y me alegro de que hayas regresado, así que bienvenida amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Cantares dijo...

Rita, agregaron asientos para que rindan más $$$$$$$$$$$ y eso hace que viajemos amontonados, en viajes medianamente cortos se soporta, pero cuando uno viaja quiere disfrutar
Bienvenida!
Besos

Francisco Espada dijo...

Tu lamento sobre la situación del transporte aéreo no tiene solución sino que en la dieta de nuestros compañeros de viaje. No creo que sea la crisis, sino que las compañías han descubierto en el estrechamiento mayor anchura, de miras, claro. Has terminado con un ¡hola!, pero te recuerdo que aun te queda por contarnos los pormenores de tu estancia en Madrid. Un abrazo.

Pepa dijo...

La verdad es que este verano estuve en Madrid, en agosto para mas aclaración, y que gozada! sin coches, las calles tranquilas, perolo malo era que nohabian espectaculos interesantes, y algúnque otro restaurante bueno también estaba cerrado, pero nada, como tu dices, te lopasas muy bien y lo disfrutas, una buena compañia lo es todo!!
Feliz regreso y... al volver viniste mas comoda??? jijiji, te faltó aclararlo!!

La Gata Coqueta dijo...



Pasa un grato domingo en compañía de los seres que quieres y te quieren, sazonado por el aroma de las risas y las sensaciones de todas esas pequeñas cosas que nos sorprenden e ilusionan en multitud ocasiones por no ser esperadas.

Un abrazo silencioso
y un beso aterciopelado
de tu amiga...
María del Carmen

Abuela Ciber dijo...

Pues aqui atenta a tus palabras, donde nos contarás los hermoso días que has vivido!!!!

Cariños