Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

domingo, 22 de enero de 2012

El día de asueto


Hoy es sábado, el día de asueto por antonomasia al menos desde hace unas tres décadas, antes no era así, mucho antes dirían algunos por su joven edad, yo no diría tanto seguramente por tener más edad, antes como decía, el sábado era un día no solo de trabajo, además era día lectivo, íbamos al colegio en sábado como otro día cualquiera, era el domingo el único día de descanso y asueto.
Elena es de aquella época, por lo tanto disfruta doblemente de la suerte de tener dos días de descanso semanales, dos días !!! para que luego se quejen.
Elena ya vive sola, sus hijos ya son mayores, ya se han ido de casa a vivir su independencia, su marido murió hace unos años y ella se ha jubilado también desde hace unos años y se adapta a su nueva vida, tratando de sacarle todo el partido posible, recordando aquella frase que dice “si no puedes con tu enemigo únete a él”, entendiendo por enemigo la nueva situación de ¿como se dice ahora? Ah si, singles, o sea solteros o solos o viudos como en su caso.
Si fuéramos pesimistas y viéramos la botella medio vacía, lo llamaríamos soledad pero como somos optimistas y sabemos que la vida tiene de todo y que mejor es adaptarse que cabrearse, pues le llamaremos “solos y contentos”.
Es el caso de Elena que después de llorar sus pérdidas ha decidido que el pasado es pasado y que el presente a poco que se descuide se le escapa sin vivirlo, así que volviéndonos al sábado veremos a Elena que se despierta sin prisas, se prepara un desayuno diferente de los días laborables y se instala en la terraza donde aparece hoy un sol esplendoroso, baja un poco el toldo y se prepara para disfrutar de paisaje y desayuno.
Luego se va a la peluquería, disfruta también de esos momentos que solo las mujeres sabemos disfrutar, la agradable sensación de abandonarte a los cuidados de tu peluquera que te deja un aspecto mucho mejor que el que tenías.
Sale de allí con ánimos renovados y sintiéndose muy guapa, todo lo guapa que se puede estar a su edad pero es muy consciente también de que los años pasan y la vida se compone de etapas y las etapas cambian nuestro aspecto.
Llega a su casa y se prepara un agradable almuerzo y mientras come llama a sus amigas que la esperan por la tarde para ir al cine, van a ver La Dama de Hierro.
Da una pequeña cabezadita en su mejor sillón, recuerdan? El viejo sillón http://jubiladossenior.blogspot.com/2010/06/el-viejo-sillon.html , si, Elena es la del viejo sillón, como verán ella ha cambiado mucho.
Se levanta y se prepara para salir y disfrutar de la peli.
La película les ha gustado mucho, les ha refrescado la memoria de una historia reciente y les ha destacado el aspecto humano y valiente de ésta mujer que despertó en su momento admiración y odio casi que a partes iguales.
Luego se van a comer, comentar la peli y reírse de muchas cosas tontas y sin importancia.
Se ha hecho muy tarde y hay que regresar a casa, Elena que es la que baja el coche, deja a sus amigas en sus casas y se va en pos de la suya.
Hay 30 Km. hasta su casa y es muy tarde, más de medianoche pero no le importa, no le parecen muchos, no corre y va escuchando su música, esa que ya a casi nadie le gusta, sus boleros, sevillanas, música de su tierra, va cantando porque le gusta hacerlo y porque no quiere que el sueño le gaste una mala pasada, se siente feliz, le gusta la noche y todo lo que ella le inspira, llueve un poco por el camino y hay un poco de niebla en contraste con el sol de la mañana, en poco tiempo llega felizmente a su casa donde es recibida por sus amigos de cuatro patas que dan saltos de alegría.
Hogar dulce hogar, suspira contenta y se prepara una infusión que se toma mientras da la buenas noches a sus pequeños compañeros y se va a la cama con su Morfeo.
Mañana es domingo, humm, que bueno.

6 comentarios:

Dilaida dijo...

Elena hace bien, hay que vivir y disfrutar del presente.
Bicos

Felipe dijo...

Hay edades que no se deben dar por perdidas y,quizás,algunas veces puedan ser las más tranquilas.

Las batallas hay que ganárselas diariamente a la vida porque ésta no suele ofreer nada gratis.

Besos,mi querida amiga

Cantares dijo...

La imágen es maravillosa!!
Elena hace bien en aprovechar cada día, tengamos 50 o 100 años, la vida hay que disfrutarla
Besotes

emejota dijo...

Tres hurras por Elena. Ella sabe lo que vale un peine y se lo merece. Bs.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Rita:

Ha sido muy bueno llegar hasta tu blog y disfrutar de tus escritos, en un día de asueto como el de hoy.

Un gusto conocerte.

Abrazos.

La Gata Coqueta dijo...



Borda el pañuelo de tus sueños de mil colores
Y en cada esquina ponle una cinta de ilusiones…

Si se pierden los encuentras
Si se alejan los acercas
Si se van los atraes

No te desveles que se enojarán
Y si se enojan te olvidarás
Que por un momento…
Has sido feliz bordando un sueño.

Un fuerte abrazo hoy desde mi tierra
Bañada por los aromas del Cantábrico.

María del Carmen

(Elena sabe disfrutar de los momentos que la vida pone a su alcance y cuanto más los aproveche es lo que se va llevar en el volso del adiós)