Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

jueves, 24 de noviembre de 2011

Cobardía


Te sientes cobarde

pero no lo sabes,

el garfio del miedo te atenaza

pero no lo ves.

Quieres vivir

pero no has aprendido,

quieres decidirte

pero no puedes.

La incertidumbre te paraliza,

piensas...

si me atreviera...

Llega la noche con su negro crespón,

te desvelan los susurros del viento,

piensas...

si me atreviera...

Llega el alba y vuelves a pensar,

miras a tu alrededor,

el día renaciendo vuelve a bordar un triste destino,

piensas...

si me atreviera...

Como siempre te quedas inmóvil

como un gato mirando por la ventana,

y solo ves la lluvia

que viene a lavar tus negros pensamientos,

si me atreviera...

La certeza a veces es incierta,

mientras, la vida sigue discurriendo

como el agua de un riachuelo

que termina perdida irremediablemente en el mar.


sábado, 19 de noviembre de 2011

Para servir a Dios y a usted





No se si ustedes se acordarán de estas expresiones, creo que la mayoría no. Está ya tan lejano en mi vida...La gente de mi edad que me lea si que se acordará pero los más jóvenes seguro que no. Cuando yo era niña existía una costumbre que, si la situáramos en el hoy asombraría a muchos pero en aquellos momentos era una norma de educación en los niños.

Tu que tienes una edad igual o parecida a la mía,¿ te acuerdas?

Cuando nos preguntaban nuestro nombre...si era un adulto el que preguntaba, yo, debía responder como todos los niños de la época, “me llamo Rita para servir a Dios y a usted”. ¿y tu que respondías?

Comparado con las costumbres actuales, alguien podría decir que parece un servilismo, yo no lo diría así, demostraba el respeto que le teníamos a nuestros mayores, el respeto que no el miedo, porque hay mucha gente que piensa equivocadamente que ésto era el producto del miedo, no, no se confundan, era respeto, cosa ésta que se ha perdido casi totalmente y no es porque no digan la frasesita, no, eso sería lo de menos, la contestación no va con los tiempos y punto pero hay tantas otras cosas...

Yo echo de menos un poco aquellas costumbres en lo que se refiere a ese respeto y consideración, que si ahora los niños lo practicaran, si no de la misma manera se podría practicar de muchas otras y creo que no existirían tantos problemas de convivencia y comunicación con nuestra juventud.

No digo, por supuesto, que aquellas reglas de cortesía estén acordes con nuestros tiempos, claro está que las costumbres van cambiando pero es que la pérdida de esas costumbres ha ido unida a otras muchas cosas que son muy dolorosas.

Y por poner un ejemplo muy duro y extremo podríamos hablar de algunos hijos que desde temprana edad pegan a sus padres. Cada día hay más y cada día son más los padres que delegan en la Administración la tutela de sus hijos porque no pueden con ellos.

Ha sido leyendo ésta noticia que publica El País y conociendo algún caso cercano que me han venido en mente las costumbres de mi infancia.

Vean el vídeo, es muy interesante, viene con publicidad pero vale la pena. Seguramente éste vídeo a nuestros padres les parecería ciencia ficción.

Abajo les dejo el enlace del periódico.


martes, 15 de noviembre de 2011

Un día de lluvia


Ha sido hoy un día lluvioso, gris y con niebla, la temperatura ha bajado mucho, bueno, mucho no, en Canarias las temperaturas ya se sabe que son bastante suaves, pero quiero decir que ha bajado en comparación a días pasados.
Un día muy incomodo para estar en la carretera pero las tareas ya estaban programadas así y hay que hacerlas. Hubo varios accidentes que provocaron grandes colas en la autopista, lo de siempre, gente imprudente que sigue corriendo igual aunque las condiciones meteorológicas sean difíciles.
Hemos tenido que hacer hueco para que pasaran varias ambulancias, no he podido sustraerme a la impresión que producen éstas cosas, pensé en la familia que estaría tan tranquila en su casa. Recibirían una llamada que les cambiaría la vida.
No quería imaginar, me parece horrible.
Corren y corren, y una de esas carreras será la última.
Me gusta conducir y me gusta la independencia que me da el coche pero en momentos como éste me asusto y no puedo dejar de pensar que un día la mala noticia me la pueden dar a mi.
El día siguió así de negro y lluvioso, parece el preludio del invierno, no en vano el mes de diciembre está ahí mismo.
De nuevo las navidades, los diferentes aniversarios, los reyes, en fin, que se nos ha ido el año en un suspiro a pesar de tantas cosas que han pasado, tantas inquietudes producidas por la crisis, esa crisis que nos llevaremos a cuestas en el próximo año porque no va a querer despegarse de nosotros. Eso si, despediremos el año con un nuevo gobierno, Dios nos asista, esperemos que la suerte nos acompañe, para no ser agoreros quiero pensar que venga quien venga va a intentar hacerlo bien.
Y no me digan que soy una ilusa e ingenua, ya me lo digo yo.
Bueno, pues lo dicho, que el mes de diciembre con todo lo que encierra, me gusta y me disgusta, las dos cosas, y no se como conciliarlas, veremos como sale

domingo, 13 de noviembre de 2011

Dialogos con la parca


-Si ya has terminado ¿que haces aquí?
-¿he terminado? tu que sabes si he terminado..
-Lo se. Tu tarea ya está hecha, nadie te necesita aquí.
-no es verdad. Hay gente que me quiere. Mi familia me quiere.
-Te quieren pero pueden vivir sin ti. Tienes que venir conmigo.
-me da miedo.
-Miedo? porque?
- porque no creo en el más allá, porque no creo en las historias que cuentan, porque no se lo que hay después.
-No crees en el más allá? y la religión? nadie te ha hablado de ella?
-hay muchas religiones, cada una diferente de la otra, cada una me promete cosas distintas, crees que es fácil creer?
-Si hubieras hecho tu elección de un Dios Verdadero no te costaría tanto creer en el más allá.
-si, hice mi elección pero cuanto más profundizo en ella más fantástica me parece, ¿no crees que es muy dificil creer que hay un lugar donde vamos a estar todos juntos? y cuando digo todos es todos, desde que el mundo fue creado. Esta es una pregunta que me he hecho desde que era niña, ¿como vamos a caber?!!
-Mujer de poca fe!!
- pero tu quien eres? la parca o un cura?
-Basta de conversación, no he venido a perder el tiempo!!
-ahora haces de dictador, si no me dices lo que hay luego no voy
-No puedes saberlo, nadie puede saberlo.
- porqué ?
- Porqué si lo supieran querrían venir antes o no querrían venir nunca. Vamos, decídete, aquí te aburres, toma mi mano que tengo otros trabajos.
-me aburro? y luego no me aburriré? y si no hay nada? si no me dices lo que hay después no iré o tendrás que llevarme a la fuerza
- Tendrás que arriesgarte, no te lo diré, si no aceptas venir esperaré a que te duermas, entonces vendrás.
-cuando esté dormida? Bueno,mirándolo bien....si de verdad tengo que ir, mejor dormida....

sábado, 5 de noviembre de 2011

Cuando ella tenga su casita


Mira que bonito, cuando yo tenga mi casita...

Dijo mientras suspiraba, al pasar por los acogedores decorados de la tienda sueca. Cogida del brazo de su novio miraba arrobada los muebles. Era muy joven. Tenía ilusiones. Se imaginaba el futuro junto a ese hombre que la adoraba. Se veía así misma en una graciosa casita, imaginaba sus niños, imaginaba a ese hombre que adivinaba cariñoso y buen padre. Era joven y estaba enamorada.

Aquella abuelita que pasaba junto a ellos escuchó la frase, vio a la parejita enamorada y recordó....

Recordó cuando ella lo dijo. Hace tanto tiempo... Era tan joven. Deseaba también su casita, pensaba en los niños que tendría.

Siguió recordando...

Conoció aquel chico tan zalamero, tan.."déjame entrar". Era delgado, moreno, no muy alto, los rasgos finos, agradables, una nariz pequeña, un diente roto en una esquina que le daba un aire muy gracioso. Siempre bien vestido, traje y corbata como a ella le gustaba. Estaba siempre de buen humor. Bailaba, señor como bailaba, como sabía llevarla...

Y se enamoró. Se enamoró de aquellos ojos verdes-castaños, aquella mirada seductora, aquella risa espontanea, aquella seguridad que él tenía de haberla enamorado. Como la miraba...

Y vaya que si la enamoró. Y fue una apuesta.

El se lo confesó más tarde. Había sido una apuesta. Apostó que la conquistaba. La conquistó. Pero él fue el conquistador conquistado. El estaba feliz. Ella estaba feliz.

Luego se reían mientras se besaban. El destino, eso es, fue el destino que los unió para siempre. El dijo, te querré siempre, yo te encontré y tu me encontraste. Y también le dijo, te doy todo mi amor, toda mi vida, pues mi vida eres tu, lo serás ahora y en la vida eterna, pues Dios quiera que allá te siga amando también……

Y pasó el tiempo y tuvo su casita, sus niños. Caminaron. Tropezaron. Se cayeron, cayeron mucho pero se apoyaron y se levantaron. Siempre se quisieron.

La abuelita sonríe.

Que suerte he tenido. Ojalá que ellos la tengan también.