Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

jueves, 15 de diciembre de 2011

Que torpe eres...


Que torpe eres...
Torpe porque eres ciego sin serlo,
porque eres sordo oyendo,
porque eres mudo pudiendo hablar.
No quieres mirar a ese cielo tan azul,
ese azul que refleja el verde del mar que tanto amo.
No apartas esas pequeñas nubes,
no sabes cuanto amor ocultan.
No ves la belleza de las montañas,
esas bellas montañas que esconden un volcán,
un volcán dormido y esperando despertar.
Que torpe eres...
No escuchas el mensaje melodioso del canario.
No escuchas el silencio de la noche,
ese silencio que tanto nos dice,
no escuchas el susurro del viento que te habla,
ni lo que dice el huracán enfadado.
No abres tu ventana,
no ves esa paloma que golpea tu cristal.
Que torpe eres...
solo sabes resignarte,
esconderte y mirar agazapado,
permanecer en silencio,
seguir en la oscuridad.
Que torpe eres...
Si miraras al cielo,
si apartaras las nubes,
si miraras detrás de las montañas,
si escucharas al canario, al viento,
al silencio, a la paloma.
Entonces descubrirías el verdadero secreto.