Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

sábado, 19 de noviembre de 2011

Para servir a Dios y a usted





No se si ustedes se acordarán de estas expresiones, creo que la mayoría no. Está ya tan lejano en mi vida...La gente de mi edad que me lea si que se acordará pero los más jóvenes seguro que no. Cuando yo era niña existía una costumbre que, si la situáramos en el hoy asombraría a muchos pero en aquellos momentos era una norma de educación en los niños.

Tu que tienes una edad igual o parecida a la mía,¿ te acuerdas?

Cuando nos preguntaban nuestro nombre...si era un adulto el que preguntaba, yo, debía responder como todos los niños de la época, “me llamo Rita para servir a Dios y a usted”. ¿y tu que respondías?

Comparado con las costumbres actuales, alguien podría decir que parece un servilismo, yo no lo diría así, demostraba el respeto que le teníamos a nuestros mayores, el respeto que no el miedo, porque hay mucha gente que piensa equivocadamente que ésto era el producto del miedo, no, no se confundan, era respeto, cosa ésta que se ha perdido casi totalmente y no es porque no digan la frasesita, no, eso sería lo de menos, la contestación no va con los tiempos y punto pero hay tantas otras cosas...

Yo echo de menos un poco aquellas costumbres en lo que se refiere a ese respeto y consideración, que si ahora los niños lo practicaran, si no de la misma manera se podría practicar de muchas otras y creo que no existirían tantos problemas de convivencia y comunicación con nuestra juventud.

No digo, por supuesto, que aquellas reglas de cortesía estén acordes con nuestros tiempos, claro está que las costumbres van cambiando pero es que la pérdida de esas costumbres ha ido unida a otras muchas cosas que son muy dolorosas.

Y por poner un ejemplo muy duro y extremo podríamos hablar de algunos hijos que desde temprana edad pegan a sus padres. Cada día hay más y cada día son más los padres que delegan en la Administración la tutela de sus hijos porque no pueden con ellos.

Ha sido leyendo ésta noticia que publica El País y conociendo algún caso cercano que me han venido en mente las costumbres de mi infancia.

Vean el vídeo, es muy interesante, viene con publicidad pero vale la pena. Seguramente éste vídeo a nuestros padres les parecería ciencia ficción.

Abajo les dejo el enlace del periódico.


4 comentarios:

Cantares dijo...

Soy bastante mayorcita.
Me gusta el respeto, el buen trato pero NO los niños almidonados y rígidos.
Creo que los extremos son malos, en estos momentos estamos en una etapa en la que los adultos han renunciado a su rol de autoridad -que no es autoritarismo- y han generado unos retoños que no saben que hacer, se sienten desprotegidos y se llenan de agresividad, lo pagaremos por años
Besos

Driada dijo...

Vango desde Blogueros mayores y eso dice mucho ya de nuestros pareceres, ... por supuesto de acuerdo , pero los tiempos cambian, ¡debería ser para mejorar!
Un saludo

Felipe dijo...

Dicen que,a veces,los extremos se tocan.Pues en ello estamos.Ni lo uno ni lo otro.

Refrán castellano:"en el termino medio está la virtud"

¡Qué hermoso es nuestro refranero!

Abrazos

Dilaida dijo...

Los extremos son malos, a mi no me gustaba aquello ni me gusta lo de ahora.
El respeto no se guarda repitiendo frases sin sentido, el respeto, la educación se maman y si ahora, muchos jóvenes, no saben lo que es, tal vez sea porque no lo han mamado, y la culpa en parte, la tiene nuestra generación, que harta de ser repremida, decidió no castigar ni reprender a sus hijos.
Bicos