Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 14 de febrero de 2011

El miedo


Que duro es el miedo,

ese miedo que atenaza a los padres,

que a veces se convierte en chantaje en manos de sus hijos,

el miedo que a veces no deja crecer y volar a esos hijos.

¿Como acallamos ese miedo?

ese, tantas veces experimentado que no dominado

ese, que nos deja tantas noches sin sueño

ese, que nos hace derramar tantas lagrimas de angustia

y que se desvanece en un segundo cuando oímos la voz del hijo sano y salvo.

El mismo del que nos reímos luego llamándonos idiotas.

Que miedo da ese país tan lejano al que irás...

¿Te cuidarás? ¿sabrás ver los peligros?

¿serás feliz? ¿resolverás tus problemas?

Claro mamá, ya soy mayor...

Lo se hija, pero yo te veo pequeñita,

te veo durmiendo en la cuna, jugando con tus muñecas...

Ya me entenderás algún día...

Ahora hija, tengo miedo...

9 comentarios:

Maripaz Brugos dijo...

Rita, que bonito escrito sobre el cariño a los hijos, se nota que eres una madraza.
Me alegra que estés ya en tu nueva casa...el paisaje es precioso!
Besos

Antorelo dijo...

No se puede vivir con miedo porque este acabará anulándote.
Saludos

jose i mari dijo...

¡Cuánta razón tienes...!Aunque confiemos plenamente siempre se siente "ese miedo", les vemos crecer y nos cuesta aceptar "que vuelan"...ES LA VIDA!!!UN BESO. Mari Carmen.

Abuela Ciber dijo...

Sientes como una buenisima Madre.

Espero que sea para bienestar de tu ser querido.

Tengo un sobrino ido muy joven y ha creado una maravillosa familia y entorno.

Un abrazo solidario de mami a mami.

Cariños

Dilaida dijo...

Se puede confiar plenamente, pero jamás, al menos yo, podré de dejar de sentir un poco de miedo.
Bicos

Francisco Espada dijo...

Nadie aprende en la experiencia ajena; por tanto no tenemos más remedio que dejar volar a quienes nos siguen. Acompáñala sin privarle de su libertad, en la retaguardia, haciéndole saber que siempre puede contar contigo.

Cassiopeia dijo...

Hay miedos buenos y miedos malos.
Aférrate del bueno y preséntaselo a tu hija.
Ah! Y si pueden, canten conmigo (precisamente hoy):

http://conviviendoconintruso.blogspot.com/2011/02/sin-miedo.html

Cantares dijo...

Rita, tuve a mi retoño del otro lado del planeta por muchos años.
Creo que hay que intentar ser positivo, imaginar que sucederá lo mejor y que ni aún estando a tu lado está a salvo de todo,ni vos tampoco, se realista, date con generosidad.
Soltale las alas con la grandeza de tu corazón y todo saldrá bien.
Un beso grande

emejota dijo...

¡Qué bien te entiendo! Y no se me ocurre nada que decir porque lo sabrás mejor que yo, además no tengo hijas y con ellas se debe desarrollar un cierto vínculo diferente que no tengo el placer de conocer, pero que olfateo con mi nieta.
Para ahuyentar el temor solo se me ocurre cansarse uno mucho, estar siempre ocupada y caer rendida todas las noches. Un fuerte abrazo.