Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 9 de agosto de 2010

Una vida después de la muerte????


Hace un año por éstas fechas vivía sus últimos días mi cuñada a quien quise mucho, con su muerte yo maduré un poquito más y también con su muerte cambiaron cosas importantes en mi vida, no sé si para bien o para mal pero cambiaron. Nuestra madurez crece en razón de los golpes que nos da la vida. Por ésta circunstancia llegó a mis manos, porque ella lo estaba leyendo con mucho valor además, un libro muy interesante sobre la muerte. “La muerte un amanecer” se llama el libro y lo escribe Elisabeth Kübler-Ross.

De pequeña el pensamiento de la muerte estaba muy lejano para mi, pero cuando lo meditaba siempre tenía miedo porque si que creía en otra vida, pero la amenaza del infierno me producía pavor. Con el paso del tiempo me desilusioné de la religión, por tanto el infierno ya no me mortificaba. Luego llegó la convicción de que después de la muerte está la nada.

Esta creencia no es la mejor para afrontar la muerte, no nos podemos ir tranquilos de éste mundo sabiendo que todo acaba aquí, y tampoco veremos con resignación como se van las personas que amamos si estamos seguros de que tampoco ellos se encontrarán con un Más Allá.

Este libro ha abierto muchos interrogantes en mis convicciones, quizá porque las teorías e investigaciones de la doctora Kübler-Ross vertidas en éste libro así lo han propiciado.

Mantiene ésta doctora que ha trabajado mucho tiempo con enfermos terminales, que la muerte es un amanecer a otra vida. Diciendo cosas como que: “La experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento. Es un nacimiento a otra existencia que puede ser probada de manera muy sencilla”.

Y dice también que “la muerte física del hombre es idéntica al abandono del capullo de seda por la mariposa”. Y luego añade que “ desde el momento en que sois una mariposa liberada, o sea desde que vuestra alma abandona el cuerpo, advertiréis enseguida que estáis dotados de capacidad para ver todo lo que ocurre en el lugar de la muerte”.

No cabe duda que la posibilidad que ella apunta de una vida diferente y mejor nos hará ver la muerte como algo bueno y agradable para nosotros y aprenderemos a ver marchar a nuestros seres queridos con resignación sabiendo que los volveremos a encontrar, porque nos dice también que “sois esperados por la persona que más amáis. Siempre la encontrareis en primer lugar”.

No se a ustedes pero a mi, saber que voy a volver a ver a las personas que amé, me ofrecen una nueva cara de la muerte que me llena de esperanza.

Puede que éstas cosas parezcan elucubraciones pero ésta doctora aporta muchos datos que a mi me hacen pensar, y teniendo en cuenta que soy muy escéptica.............

Léanlo, cuando menos les hará dudar y eso ya es importante para afrontar ese último viaje.


7 comentarios:

emejota dijo...

Querida Rita, no solo conocí a esta señora sino al Dr. Moody personalmente y estuve invitada en su casa de Alabama, así como a tantos personajes relacionados con ellos. Conozco muy bien esa cuestión desde hace más de 20 años. Es muy largo pero el resumen de todas mis conclusiones, incluidas las científicas estan recogidos en uno de mis posts. Cuando lo busque te lo indico, es que ahora no lo recuerdo. Un abrazo.

Felipe dijo...

Teorías científicas no pueden avalar el día después.A la persona sólo le queda la fe como verdadera vía de escape de pensar que con su muerte comienza algo nuevo.

Todo se reduce a una cuestión de fe,a un intangible.Por ello cada persona acepta o no acepta un 'mas alla'después de su partida.

Es la convicción de la fe lo único en que se pueden amparar las personas para transcender la muerte.Y esto cada cual lo administra a su manera.

Saludos

jose i mari dijo...

Querida Rita, yo he leido "La rueda de la vida" de la misma autora..y Jose durante su enfermedad lo tuvo como su libro preferido, sé que le ayudó mucho y sé que hoy me está ayudando a mí. Leeré el que recomiendas, porque sé que me hará bien.GRACIAS por SER Y ESTAR. Un beso enorme. Mari Carmen.

alma negra dijo...

Hola Rita! Coincido contigo en tus pensamientos y razonamientos.
Yo creo que cuando somos pequeños vemos la muerte como algo que no existe, que no va con nosotros y, a medida que creces, al ver que la gente que te rodea se marcha para siempre, empiezas a valorarla e intentar comprender por qué existe. A mí se me ha ido la persona que más me ha cuidado y mimado desde pequeña, mi bisabuela y como tenía Alzheimer, no sé exactamente cuándo la perdí, sé que lo hice años antes de su muerte, porque ya no era ella.
Sólo te puedo contar que mi bisabuelo llevaba unas semanas en el hospital muy mal sin poder hablar y un día antes de morirse volvió a hablar y le preguntó a mi abuela quiénes eran las tres señoras que llevaban unos días sentadas al lado de la ventana mirando para él, y nadie estaba allí. Por como las describió, mi abuela pensó en las tres hermanas de mi bisabuelo, que ya estaban muertas. Pudo haber sido sólo una ilusión de un viejo terminal, pero hay gente que cuenta hechos similares en el lecho de muerte de algún familiar. Yo me aferro a esa esperanza para poder seguir viviendo sin tanto dolor. Un beso Rita.

Abuela Ciber dijo...

Hace años atras de pronto me acongojo el miedo a la muerte, pero de algun modo aparece el sentir respectivo y nos abrimos a nuevos sentires entre ellos el de NO temer, simplemente es un pasaje.

Ni temer ni atiborrar nuestro entorno de miedos, que hacen que seres queridos se aparten.

A nadie le agradan seres que solo viven de quejas y temores.

La vida es para vivirla lo mejor posible y si no tuvimos la capacidad de hacerlo, nuestro entorno no tiene la culpa.
Al menos es lo que pienso.

Te dejo mis cariños con el deseo de buena semana

"Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.

Anatole France"

Mónica dijo...

¡¡Hola Rita!!...¡¡tengo ese libro!!.Está viejito de tanto que lo he prestado...En la página 32 cuenta una prueba para escépticos (ciegos que contaron al detalle las circunstncias de su "muerte") y que luego volvieron... A mí me reafirma en lo que ya creo. Lo explica bien a continuación de esa misma página. Salimos de las dimensiones en las que nos movemos actualmente: espacio, tiempo y materia para entrar en otro estado en el que éstas dimensiones no existen.Por tanto no se trata de lugares (cielo, infierno...) sino estados del ser.
Los católicos que creemos en la resurrección no tenemos la menor idea de cómo será el cuerpo resucitado, pero sí podemos asegurar con toda certeza que no estará formado por las moléculas que se descomponen en el sepulcro. La resurrección no es la reanimación de un cadáver. Por descontado, el cielo de la fe no es el de los astronautas... es la situación de reconciliación definitiva con nosotros mismos, con nuestros hermanos, con el mundo y con Dios... y no se comienza más allá a estar así sino en el más acá del aquí y ahora... ésto es lo que los evangelios llaman "Reino de Dios". La eternidad no es una sucesión infinita de tiempo sino un permanente ahora.
Añadir, _como dices que te asustaron con eso del infierno_,que éste, para los católicos, no es sino el respeto que tiene Dios a la libertad del ser humano porque la amistad no se puede imponer, sino que es algo que se ofrece gratuitamente y se acepta líbremente. Un abrazo.

♥kukilin♥ dijo...

¡Gracias Rita por tus palabras vertidas en mi blog!♥

Perdona que no lea por hoy tu post, no me puedo concentrar en nada que no sea la salud de mi madre, permanece internada y los médicos no nos dan esperanza de vida, ahora se encuentra en estado vegetal; Estoy muy triste; Abro la PC solo por momentos para encontrarme con mis amig@s de Internet que mucho me contienen.

Un muy fuerte abrazo♥