Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 26 de julio de 2010

Dia de orla


Canon en Re mayor, Johann Pachelbel, que hermosa música, siempre le había gustado, le inspiraba mucha paz, la reconoció al instante, no podía imaginar que desde ese momento le iba a gustar doblemente, y que ahora siempre que la oyera le iba a recordar ese día, el día y el momento en que vio bajar a su hija pequeña por aquellas escaleras del Auditorio, camino del escenario para recoger su orla de fin de carrera.

Cuantas cosas se piensan en ese momento......recordó cuando nació, aquella cosita, no es que fuera tan pequeña, la nena pesaba 5k en el momento de nacer, casi criada como decían las amigas que venían a conocerla. Luego creció y fue demostrando su carácter, era muy mandona y habladora, también muy estudiosa y responsable......

Echaba la vista atrás recordando su venida al mundo tan inesperada........

En el año 1985 ella no era ni siquiera un proyecto, sus padres tenían esa edad en la cual teniendo ya un hijo de 18 años y una hija de 14, el único proyecto que tenían era empezar a vivir cosas que habían dejado pendientes, pero de pronto llegó la sorpresa, aquella pequeñita venía en camino. Sorpresa, estupor, miedo, si, miedo, porque en ese momento les daba muchísimo miedo pensar que quizá no iban a tener las mismas fuerzas que tuvieron con los primeros hijos, y lo que es peor, les asaltaba la duda de poder vivir lo suficiente para hacerlo hasta el final.

No te preocupes mamá todos vamos a ayudar”, le decían sus hijos mayores.

Luego llegó la tranquilidad, desecharon los miedos cuando ella empezó a dar pataditas en el vientre de su madre, en ese momento decidieron recibirla con la misma ilusión que a sus hermanos, y así nació el 3 de febrero de 1986, era la niña, la muñequita de la casa para sus padres y para sus hermanos. Fue creciendo y los posibles problemas se fueron olvidando, ya la edad no les preocupaba, comprobaban que no era tan difícil y que podían con todo. Todos fueron con ella un poco abuelos, se crió con algunas diferencias respecto a sus hermanos, pero con eso ya contaban. Todo iba muy bien hasta que cumplió 11 años.

Corría 1997 y su padre fue llamado desgraciadamente a ese último viaje, su tiempo se había acabado. Se fue con mucho dolor y desconsuelo porque su tarea estaba inacabada, sus ilusiones truncadas, los que quedaban debían coger el timón.

Y lo cogieron.

Todo lo que vino luego fue muy difícil para las dos, para todos, también para sus hermanos, ellas contaban con su ayuda y apoyo, pero el día a día era de ellas dos. La niña dejó de ser habladora y alegre, la vida le había dado un duro golpe a una edad muy temprana. Hubo momentos más duros que otros, pero “a mayor dificultad mayor gloria”, con mucho tesón esa joven y brillante estudiante ha conseguido llegar a esa meta, a esa orla que la coloca en un mundo profesional, incierto si, pero aunque sea contradictorio es muy prometedor.

Su madre se siente muy orgullosa de ella, realmente de todos sus hijos, porque viendo sus logros llega ella también a su meta, que no es otra que el deber cumplido. Muchas piedras hubo en el camino pero, ¿quien no las tiene? Su padre en alguna parte también estará orgulloso de que todos hayan sabido llevar la nave a puerto.

Hoy es un día de alegría y de celebraciones que culminan oyendo ese Gaudeamus Igitur que puso punto final al acto de entrega de orlas y punto final a una inquietud, la de no llegar a verlo.

Mucha suerte a esa joven mujer y a todos los que como ella comienzan hoy su andadura.

Escuchen ésta música e imaginen esos jóvenes emocionados bajando la escalinata.....................

8 comentarios:

emejota dijo...

Llevo toda la tarde intentando leer tu entrada y no he podido hasta ahora. ME HA ENCANTADO.Ya sabes, es fruto de sus raíces y ya puedes estar satisfecha.
Respecto a las dificultades, triste, muy triste perder a un padre a los 11 años, pero ese hombre que la engendró vive a través de ella y de sus hijos de alguna manera, y de tu recuerdo, como no. La música preciosísima y sobre todo ENHORABUENA RITA.

emejota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abuela Ciber dijo...

Leyendote con gran afecto tus sentires y recuerdos y, tu gran dia disfrutable cuando logran aquello por lo que luchan tanto.

Pase a saludarte deseandote buenos dias a venir y dejandote la frase de la semana...........

"Sorprenderse, extañarse es comenzar a entender"

-Ortega y Gasset-

Cariños

Cornelivs dijo...

Linda pieza, amiga. Besos...!

Felipe dijo...

Es una entrada muy tierna y entrañable.

Su padre se hubiera sentido muy orgullosos de su pequeña.Era el día más feliz de su vida pero le faltaba su mejor amigo y su mejor persona:su padre,aunque estuviesen todos los mienbros de su familia.

Enhorabuena a esta gran mujer y me quedo escuchando a Pachebel(maravilloso)

Saludos

jose i mari dijo...

Querida amiga, como te entiendo y como envidio tu fuerza....Enhorabuena a tu hija y por supuesto a ti por todoooooo lo que ha supuesto en tu vida. ÉL, seguro que estará super orgullosos de las dos, mejor dicho de los cuatro...porque todos habéis salido adelante con las dificultades del camino...Sois GRANDES!!! me gustaría parecerme a ti. Un beso grande, Mari Carmen.

azul dijo...

Me recordó en algo a mi, la pequeña y el día a día solo con mi madre...

No, no fue un día cualquiera, es como llegar a la cumbre...mañana habrá que volver a empezar, pero hoy hay que recapitular y celebrar...en el saco se meten los sacrificios, las lágrimas...pero valió la pena....valió la pena...

Esta música a mi tambien me trae recuerdos, por eso la puse....y es que los clásicos son grandes y están en los momentos que los necesitamos....

Yo por mi parte celebrar con vosotros este momento tan maravilloso, de abrir puertas, de pensar en un momento en quien no estaba, y de seguir andando....mientras cientos de orlas vuelan ....al compas de Pachebel

Muchas felicidades Rita

Un beso

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte
y a dejarte
un fragante ramillete
de las peonias más hermosas
con primor cultivadas
en el jardín de la ilusión...

...para que la amistad
siempre se conserve
sin llegar a ser marchitada
por estar ausente
del rocío de las palabras

María del Carmen