Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

domingo, 13 de junio de 2010

Aprender de lo malo


Me gusta ésta frase de Giovanni Papini

Cada hombre es diverso, distinto de los demás, inefable, único, absolutamente personal. La igualdad humana es una ilusión intelectualista engendrada por un anhelo sentimental.

Y al hilo de ella me hago unas reflexiones.

Con frecuencia deseamos no recordar a las personas malas que han tenido algo que ver en nuestras vidas, o las que sin ser malas han tenido una influencia negativa sobre nosotros. Es muy humano, esos recuerdos nos hacen sufrir, nos frustran y deseamos borrarlos de nuestra memoria.

Con el paso de los años me he dado cuenta de que tanto las buenas como las malas nos han enseñado cosas y nos han ayudado a madurar, por lo tanto no solo no debemos olvidarlas, muy al contrario, las debemos tener muy presentes y agradecer al destino que las haya puesto en nuestra vida, también nuestro agradecimiento se debe hacer extensivo a ellas mismas por haber estado y mucho más por haberse marchado, las malas claro.

Por todo esto también pienso que es erróneo catalogar a las personas en buenas o malas (haciendo excepción con ladrones, asesinos, terroristas, ectc...), simplemente creo que algunas personas se ajustan a nuestras expectativas sobre ellas y otras no, es entonces cuando pensamos que son malas, realmente no lo son, NO SON COMO NOSOTROS QUEREMOS QUE SEAN.

Y llegado a éste punto de reflexión me doy cuenta de todo lo que he aprendido a lo largo de mi vida, y no me cabe duda que lo que me quede por vivir será también un aprendizaje, porque las personas que se ajustan a mis expectativas son pocas, lo cual me lleva a preguntar ¿será que soy muy exigente? ¿o será que pido a los demás lo mismo que doy y no me conformo? Y no es que piense que lo que yo doy sea lo mejor, solo que, se corresponde con lo que es bueno para mi, y entonces entramos en aquello de que lo que es bueno para mi no tiene porque ser bueno para los demás, o sea que volvemos a recordar que no somos ni malos ni buenos, Ozú que lío!!!

En cualquier caso vaya mi agradecimiento a quienes corresponda por todo lo aprendido. Y que lo sepan, no me da miedo seguir aprendiendo.

Y ustedes ¿que piensan?

5 comentarios:

emejota dijo...

Pues pienso que has escrito verdades como puños, con las cuales no estoy sino absolutamente de acuerdo. También que con la edad nos vamos haciendo mas selectivos inevitablemente porque la experiencia y el aprendizaje ha hecho mella en nosotros.
Cuando somos jóvenes nuestros ficheros están vacíos y hay que irlos llenando de todo tipo de experiencias, ahora ya estan bastante "llenitos" y todo lo que nos recuerde a mal rollo, evidentemente lo apartamos de nuestro lado, buena gana de sufrir tontamente. Ja,ja. Muy buena entrada guapa, y un abrazo.

Chela dijo...

Interesante reflexión Rita.

Es cierto que unas personas responden más a nuestras expectativas que otras, y claro está preferimos a las primeras.

Sin embargo yo recuerdo con agradecimiento a personas que en un momento de mi vida, incluso me hicieron llorar, al mostrarme algún comportamiento mio negativo o que podía molestar y del que yo no tenía conciencia, pero aquello me hizo cambiar, corregirme y ser mejor. Primero te sabe mal, pero luego, meditando sobre ello, se agradece.

Un fuerte abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Pues que hay personas malas que dañan sin tener en cuenta el dolor que producen a muchas personas....sobre todo los niños.

Cariños

Cornelivs dijo...

¿Has cambiado de look? ¡Me gusta! ¡Te ha quedado muy bonito, Rita...!

En cuanto a tu post, comparto el comentario de emejota y el de Abuela Ciber.

Besos...!

azul dijo...

JOOOOOOOOOOOOOOOOO QUE buena entrada...buenisima para reflexionar y diciendo grandes verdades....no siempre la gente que se ha comportado mal con nosotros es mala...a veces incluso hemos sido nosotros que antes lo hemos hecho mal con ellos y que no todo el mundo seguimos los mismos caminos y eso no es bueno, ni malo, simplemente diferente...

Y como dices hay que aprender de todo , incluso los tragos malos te hacen aprender más...porque lo que llamamos gente buena a veces solo te bailan las aguas y no te hacen pensar ...

Uffff que me lio...jajjajja

Un beso