Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

sábado, 15 de mayo de 2010

Se llama Pirri


Se llama Pirri y es un foxterrier muy bonito y muy viejecito, está ciego y ha perdido el olfato. Va caminando con andar cansino, arrastra su correa, se ha soltado de donde su amo lo dejó atado para que tomara el sol en el jardin de su casa, andando andando se ha desorientado y se ha alejado del lugar. Está perdido.
Los coches pasan por su lado sin parar, milagrosamente no lo atropellan y él sigue intentando encontrar el camino de su casa, muy difícil tarea teniendo en cuenta que ha perdido los dos sentidos que lo pueden ayudar, su cuerpecito tiembla de miedo, está cansado y tiene sed, nadie lo socorre. Nadie tiene tiempo para parar, total, es un perro, lo normal es que los perros estén en la calle tirados, pasando sed y hambre. Si están enfermos se mueren solos “como un perro”.
Por suerte pasaba yo por allí y lo vi. Paré mi coche a un lado, lo tomé de la correa y lo llevé al coche, él se dejaba llevar sin resistirse pero temblaba mucho, le hablé, lo tranquilicé, parecía que me escuchaba, se echó en la alfombra del coche y se acurrucó confiado, dio un suspiro que parecía de alivio y se quedó quietecito.
Lo llevé a mi casa, le di agua y comida y puse manos a la obra para encontrar a su dueño. Hubo suerte, una vecina lo conoció y pude encaminar mis pasos a la casa de su amo que lo estaba buscando angustiado.
Ni que decir tiene la alegría que le dí, al perro y al amo. Cuando Pirri oyó la voz de su amo que lo llamaba no cabía en si de alegría.
Y ni que decir tiene la alegría que yo sentí viendo el reencuentro de amo y perro. Yo tenía cosas que hacer, se quedaron para otro día, pero me siento compensada de sobra viendo a ese animalito volver a su casa.
Que poco cuesta parar unos minutos cuando un ser que sufre está en apuros y que insensibles son muchísimas personas al sufrimiento de los animales.
¿como pueden pasar de largo e irse luego a dormir con la conciencia tranquila?
Yo no puedo. Estoy muy contenta de que Pirri esté en su casa.



9 comentarios:

meche dijo...

Te entiendo perfectamente ese amor a Pirri. Ayer, mi perrito JHON, paso una mala noche, llorando y quejándose de no sabíamos qué.
Es un Yorshire Terrier, que junto a su compañera NANA, nos han robado nuestro afecto de manera increíble.
A primera hora le llevamos a que lo viera la Doctora, y con una aplicación de un desinflamante, quedó bien.
De nuevo saltaba y parecía darnos gracias, por aliviarle su molestia.
Todos en casa, hemos respirado tranquilos.
En verdad, ellos son parte de mi familia.

Los animales, como decía San Francisco, son nuestro hermanos menores.

Un abrazo a todos quienes los protegen¡¡¡

saludps
Meche
Lima-Perú.

emejota dijo...

Yuppiii. Bien por ti. Soy como una niña en estos casos. Cuanto me alegro que el pobrecito haya encontrado a su dueño. Esperemos que no se repita el susto. Pipa es mi perrita de 15 años, bastante cieguita, desdentada pero lista y linda como ella sola. Son las tiernos, tan amorosos, lo mejor de la vida, capaces de sacar lo mejor de nuestro mundo. Un abrazo.

abu Su dijo...

Suerte la de Pirri que volvìo a su casa. un beso grande y que tengas un lindo fin de semana, aca hace un frio de locos hoy y con el viento sur ni te cuento

Maripaz Brugos dijo...

Rita, te felicito por ser como eres...un álma sensible que sabe dar amor.

La persona que es capaz de hacer algo por un animal,seguro que es amable y generosa con los que la rodean.

Me has emocionado!!

Un beso

Cornelivs dijo...

Feliz fin de semana, querida amiga.

Besos...!

azul dijo...

Que suerte tuvo y tiene Pirri de haberte encontrado y de estar con un amo que andaba preocupado...

Preciosa anecdota

Un beso

maria dijo...

Es una historia bonita y conmovedora y te doy la enhorabuena por ser como eres... Por lo menos hay un en España una historia de "jubilado" con final feliz :) ... Debio de ser precioso el reencuentro y ver que tus esfuerzos merecian la pena al ver a Pirri reencontrarse con su casa y su dueño. Besos guapa

Abuela Ciber dijo...

Y to te envio cariños gozosos por algo tan noble que has hecho.

Cabe la pregunta realmente quienes son los animales, los de dos o cuatro patas????

Cassiopeia dijo...

Qué linda historia de final feliz! Acá veo la colita agitada.

Eres puro amor!