Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 24 de mayo de 2010

Mi tía María


La tía María se ausenta.......................
He tenido muchas tías, en total 7, pero la tía María es especial. Es la más pequeña de los 8 hermanos de mi padre, es la niña que nadie esperaba ya, realmente mi abuela no pensó que estaba embarazada, creía que era un tumor o algo parecido, en aquellos tiempos la medicina no tenía muchos medios, hace 88 años las cosas eran más complicadas y confusas. Mi abuela ya no tenía edad para eso, al menos eso era lo que ella creía, curiosamente tenía la edad en que ahora muchas mujeres quieren tener hijos.
Es la única tía que me queda.
Mi primer recuerdo de ella era de una mujer de 38 años que a mi me parecía muy mayor, que horror!!! era cariñosa, muy familiar, te daba unos cachetes de cariño si te negabas a comer. Siempre estaba rodeada de niños, le gustaban mucho, ella tuvo 5 niñas, buscando el niño......ya se sabe.
Se casó a los 17 años, su marido nada más casarse se fue a la guerra, aquella odiosa guerra civil española, por suerte para ella su marido volvió sano y salvo, a partir de ahí nunca se separaron para nada.
Le gustaba reunir a la familia a su alrededor, vivían en una pequeña casa que parecía de muñecas, a mi siempre me recordó la casita de los siete enanitos, muy bonita y coqueta, ella la tenía siempre llena de plantas, le gustaban mucho, yo heredé esa afición .
En esa pequeña casa vivieron ellos con sus 5 hijas.
Siempre que iba a casa de la tía me llevaba a la cocina y sacaba unas latas que contenían diferentes galletas y biscochos, eran una delicia, todos hechos por ella, hasta hace unos poquitos años continuaba haciéndolo, ir a su casa era visitar la cocina y sus preciosas latas, cuyo contenido tanto me gustaba.
Mis primas se fueron casando y marchando de casa, comenzaron a venir nietos que ella cuidaba con mucho cariño, ha sido la abuelita de los cuentos.
Al pasar los años comenzaron los pequeños achaques de los dos pero han logrado vivir mucho y bien. Hace 4 años murió el tío, ella perdió a su compañero de toda la vida y ya la tía María no ha sido la misma.
Poco a poco ha perdido la memoria, no tiene ninguna de las enfermedades que podría tener por su edad, solo que ha perdido la memoria, no quiere acordarse de nada, su cerebro se defiende del dolor de haber perdido a su marido, si no recuerda no sufre.
Ahora ya no me conoce, cuando voy a verla le tengo que explicar quien soy, al principio lo recordaba fácilmente, ahora ya no, hoy me ha dicho “pero entonces nosotras somos familia?” Que dolor se siente.
Ha sido la mejor de mis tías, se ha hecho querer mucho y voy a sentir su ausencia, la siento ya, siento que ya se ha ido, ya no está la tía jovial, cariñosa, llena de vida y ganas de vivir, aquella que te regañaba cariñosamente aunque ya fueras mayor y peinaras canas, aquella que se interesaba por tus cosas, aquella que te daba unos besos apretados y te llamaba la atención porque tardabas en ir a verla.
Era una gozada pasar una tarde en su casa charlando, en aquella terraza donde ya no cabía una sola planta, allí nos sentábamos a tomar café con aquella galletas......ella te contaba cosas antiguas de la familia, cosas que sin ella nunca hubiera sabido, tenía una gracia especial para hacerlo además de una memoria prodigiosa, que triste, eso es lo que ahora no tiene.
La vida ya no es lo mismo sin mi querida tía María.

8 comentarios:

Dilaida dijo...

Seguro que para ti es triste verla así, pero piensa que ella con su perdida de memoria ha conseguido arrinconar el dolor que le causó la perdida del compañero de toda la vida.
Debe ser muy triste y doloroso, después de estar toda una vida juntos, tener que seguir sola el camino; yo he pensado muchas veces en eso y me da mucho miedo y no quiero pasar por ello, prefiero ir delante.
Bicos

emejota dijo...

Que bonita dedicatoria a tu entrañable tía. Es una delicia haber disfrutado de semejante persona. Efectivamente, me parece que comenzó a fallecer al faltarle su otra mitad. Un abrazo bonito.

Marucha dijo...

Rita,amiga,
que es ahora cuando tu tía es la niña que tu debes de consentir,que llamarle cariñosamente la atención si no quiere comer,
deben entre todos protegerla,hacerla sentir que es lo más importante de su hogar.
ahi dentro,está un poquitín de lo que era tu tía,y un mucho que debes de conocer día a día,de los cambios que tiene su mente,que son cambios en ocasiones abruptos.

te puede confundir con otra persona,te puede agarrar coraje por un falso recuerdo,

amiga,amiga,

ahora es cuando Rita debe ir al encuentro de su tía y darle miles de abrazos, y besos y mimarla por siempre.

supe de un señor,que su madre creía ser una artista de una película,y le decoró su cuarto exactamente cómo de la personas que su mamá admiraba.y la nombraba tal y como ella decía llamarse.

Rita,que el amor tiene tantos rostros,y uno de ellos es...

el OL-VI-DO.

recibe un abrazo,mi cariño y todo mi amor en este mes de mayo que no se termina,no se termina y ya quiero que se termine mayo.

Abuela Ciber dijo...

Sabes Rita, tu tía no se a ido, esta en ti, en tu hermoso recuerdo que hoy compartes y que aunque este bañado de tristeza, sale la luz de esos momentos gratisimos que atesoras en tu corazón.

Eso es lo que vale...ella es feliz dejó de sufrir con el recuerdo de sus sers queridos.

Pienso....si pienso que en esos momentos el abrazo ha de ser , en algun lugar de nuestro ser, reconocido.

Cariños y.... te dejo mis lágrimas.

maria dijo...

Que triste es el peaje que nos hace pagar el tiempo, a mi tia Pepa le paso algo similar a raiz de la muerte de un nieto, supongo que las mentes se cansan ya de sufrir y los años las consuelan con la opcion de la "demencia".. Comprendo tu sentimiento, pero aun no has perdido ni su voz, ni su olor, ni sus abrazos (que seguro que si se los pides te los da)... Es triste muy triste, pero claro despues de ver sus deterioros hay que buscar un espejo y mirarnos en el... El nuestro va acelerando..En fin, me gusto mucho tu entrañable post .. Un besazo para ti y otro para la tia Maria

Maripaz Brugos dijo...

Muy hermoso Rita...es verdad que cuando se muere el compañero de viaje, se muere la mitad de uno mismo.

Tu tia, es ahora como una niña,que tu puedes cuidar y amar, eso es muy importante.

Un beso

azul dijo...

QUE Bonita historia, y que final triste...me has emocionado... jo ...parecia un cuento bonito, pero como es real tiene un final tambien real y duele....

Besos a tu tia Maria y para ti tambien

Cassiopeia dijo...

Es la enfermedad/condición más cruel para el corazón.
A mí me lo ha roto ya.
Nada peor a que una madre olvide darte la bendición. Te lo juro.
=(