Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

lunes, 29 de junio de 2009

Las vacaciones y los perros

A punto de comenzar las vacaciones de verano, ya comienzan a verse sus efectos en los perros que se ven en la calle. Hay un tipo de persona que por razones muy estúpidas e irresponsables, como regalar un perrito o gatito a un niño por navidad, luego se ven con un animalito que les estorba en sus vacaciones y opta por el abandono, es el colmo de la crueldad, como si fuera un juguete que se tira a la basura, en ningún momento piensan en la responsabilidad que se adquiere cuando se trae un perro a casa, ni piensan que se trata de un ser que sufre no solo de hambre y de sed, también sufre por ese abandono mismo, es un animal que te da su cariño y fidelidad, es increíble como pueden deshacerse de él de esa manera.

Por este motivo, se producen accidentes en las carreteras, a veces con resultado de muerte, por no atropellar a un perro, hay gente que ha perdido la vida, y por este motivo también hay muchos perros abandonados. Quisiera despertar las conciencias de muchos y también el amor a esos pobres seres que solo nos piden nuestros pocos cuidados y un poco de cariño.





Si buscas a alguien que haga cualquier cosa por complacerte.....Adopta un perro







Si te gusta que te traigan el periódico todos los días y que estén pendientes de ti....Adopta un perro




Si te gusta que se deshagan de alegría cuando llegues a casa.....Adopta un perro


Si no te gusta que te pidan explicaciones de lo que haces o dejas de hacer......Adopta un perro


Si buscas a alguien eternamente dispuesto a salir contigo, a cualquier hora y donde tu quieras.....Adopta un perro


Si no te gusta que te juzguen o critiquen......Adopta un perro


Si quieres fidelidad, lealtad y amor incondicional......Adopta un perro




Si eres de los que piensas que una mirada vale más que mil palabras.......Adopta un perro


Si buscas a quien actúe como si cada palabra que dices valiera especialmente la pena de ser escuchada y te acompañe hasta el fin de los días.....Adopta un perro



Porque él estará a tu lado siempre, hagas lo que hagas y digas lo que digas


NO COMPRES!!! Adopta!!!! Pero si lo haces.......


NO LE ABANDONES!!!! Recuerda que un animal no es algo que puedas usar y tirar .....



NO ES UN JUGUETE
Las perreras y protectoras están desbordadas por la cantidad de animales que son abandonados por sus dueños cada año.
No favorezcas que se lucren unos cuantos por la compra-venta de animales, NO COMPRES!!!! Recuerda que hay millones de animales esperando una segunda oportunidad.

lunes, 22 de junio de 2009

Lo hago como mi padre


Yo lo hago como mi padre
Muchas personas dicen, “lo hago como mi padre, o como mi madre”, piensan que a nuestros padres los debemos imitar porque todo lo hacían bien. Claro que, eso lo vemos con el paso de los años, cuando somos jovencitos, todo lo hacían mal. Me viene esto a la mente porque un amigo, al nacer su nieto me dice;
-Acabo de ser abuelo
-Enhorabuena, me alegro mucho, ¿ y como es tu nieto? Será muy guapo, no?
-Pues no lo se, no lo he visto todavía
-¿Y como es eso? ¿No has ido a ver a tu hija y a tu nieto?
-Lo veré cuando me lo traigan a casa, y por supuesto no lo toco hasta que se ponga en el suelo, así lo hacía mi padre y así lo haré yo.
Y se queda tan fresco, como si lo que está diciendo fuera lo más normal del mundo, por supuesto que está convencido que el padre lo hacía muy bien no preocupándose en ir a ver a su nieto ni en mecerlo en sus brazos.
Conozco muchos casos así, personas totalmente ofuscadas, que no saben o no quieren darse cuenta que sus padres se equivocaban tanto como nosotros. Confundidos con el amor que les tienen a sus padres, sobre todo porque ya no están y creen que la manera de honrarlos después de muertos es comportarse en todo momento como ellos lo harían. Craso error.
Yo como hija, veo los errores de mis padres, y siempre con mucho cariño hacia ellos, procuro no caer en los mismos, procuro mejorar al menos en aquellos que yo reconozco como errores. Lógicamente, como madre he caído en otros y aspiro a que mis hijos lo hagan mejor que yo.



miércoles, 17 de junio de 2009

Ha subido el tabaco


Si, ha subido el tabaco. Y dicen los fumadores que ellos están pagando la crisis. Solo se me ocurre decir que les ciega la ignorancia, o la soberbia, o la cobardía, no se.....¿Pero como es posible que se diga tamaño disparate? O sea, que nos suben la cesta de la compra, la gasolina vuelve a estar en escalada, la hipoteca nos ahoga, porque no olvidemos que aunque el euribor haya bajado, todavía no lo ven en sus hipotecas todos los que pagan.


Y los fumadores dicen que ellos pagan las consecuencias. Yo se que nos apoyamos en cualquier argumento para no dejar de fumar, lo se, pero hay que ser un poco más razonables. De todas las cosas que se pueden subir, la que menos importa, en mi modesta opinión, es el tabaco y el alcohol. Que si, que nos gusta un vinito, pero......podemos vivir sin él ¿a que si?


Esas personas que protestan por la subida del tabaco y que dicen que ellos pagan la crisis, que no se olviden que la Sanidad Pública se gastará millones en atender las enfermedades producidas por el tabaco, o sea que es bastante barato lo que cuesta una cajetilla comparado con el gasto médico que se origina en esas personas con el transcurso de los años. Y lo peor de esto es que hay muchas personas que no fuman y también enferman por ser fumadores pasivos.


Si, hay una cosa que hace mal este gobierno y todos los gobiernos del mundo, que es seguir permitiendo que las tabacaleras se enriquezcan destrozando la salud de la gente.


Lo siento, es lo que pienso. Con la que nos está cayendo, no puedo quedarme impasible viendo como se quejan de la subida de los cigarrillos, sin darse cuenta que a la Seguridad Social, de la cual dependemos todos, también le afectará sus enfermedades en un futuro no muy lejano para muchos.


lunes, 8 de junio de 2009

Eramos felices y no lo sabíamos

Que felices éramos y no lo sabíamos.......¿ porqué no nos dimos cuenta?
En aquel entonces eramos profesionales al mismo tiempo que madres, la vida se deslizaba entre las risas y las travesuras de nuestros niños.
En el discurrir de nuestra tranquila vida que no valorábamos, donde lo normal es que todo fuera sobre ruedas y donde lo habitual era que nos quejáramos de cosas tan tontas y naturales como las pequeñas enfermedades de los niños, de los contratiempos en el trabajo, de que el coche se averiaba.....
Siempre diciendo; que ganas que sean mayores, que ganas que pase este año, a ver si el año próximo es mejor......etc...
Sin fijarnos que estábamos dejando escapar los buenos momentos sin reparar en ellos.
Teníamos salud, teníamos amor, teníamos un buen trabajo, teníamos unos niños estupendos.
Que felices éramos y no lo sabíamos.......
¿Te acuerdas?
Aquellas tardes de sábado en la terraza. Mientras, los niños jugaban. Nosotros, los cuatro, reíamos, con un buen vino, unas croquetas y una tortilla. Los padres de nuestros niños, como buenos hermanos reían, tomándonos el pelo entre risas y cariño.
Nosotras reíamos. Que felices éramos.....
Luego la gran pérdida, ese largo viaje que emprendió uno de los cuatro.
Ya no era un cuarteto, ya no jugaron los niños.
Los pajaritos estaban aprendiendo a volar y nosotros aprendiendo a olvidar. Ya no éramos felices.
Mas tarde la resignación, el tiempo que todo lo mitiga, volvimos a nuestras pequeñas reuniones, comenzamos a ser un trío, comenzamos a ser “un poco” felices........y tampoco lo sabíamos.
Ahora, cuando nuestras tardes de sábado parece que se acaban, cuando el trío se puede convertir en dúo, cuando hay otro de nosotros que debe emprender ese largo viaje, y cuando los otros dos nos volveremos a encontrar solos de nuevo, ahora queremos atrapar aquellos momentos porque nos damos cuenta que éramos felices y no lo sabíamos.

lunes, 1 de junio de 2009


La amistad, que palabra tan bonita a veces y tan devaluada otras. Tendemos a llamar “amigo” a cualquier persona que acabas de conocer, todavía no sabes como es, quizá solo lo veas de tarde en tarde, no conoces a su familia, no sabes nada de su vida, solo que has coincidido unas cuantas veces en algún lugar que frecuentan ambos, charlas un poquito, te parece una persona estupenda y le sigues llamando amigo. También llamamos amigos a aquellos que hemos conocido en unas vacaciones, estás unos pocos días en contacto con ellos, compartes unas bonitas horas de tiempo libre, donde todo es agradable, donde el verdadero yo de las personas no se llega a conocer, y también los llamamos amigos, “hemos conocido unos amigos estupendos”. Pero realmente eso casi nunca es amistad, lo comprobamos rápidamente en cuanto surge cualquier cosa que pone a prueba esa ficticia amistad.

Hay personas muy candorosas e ingenuas que se entregan mucho a esas efímeras amistades, luego viene el golpe, cuando comprenden que esos amigos no valían nada, a las primeras de cambio salen corriendo y dejan al confiado candoroso lamentándose de su ingenuidad y volviendo una vez más a decirse a si mismo que la amistad no existe.Y si que existe, solo que no toda la gente que conocemos podemos llamarles amigos. Se ha devaluado tanto esa denominación que cuando queremos hablar de ese amigo que realmente lo es, decimos “mi mejor amigo” o “un amigo muy especial”.

La verdadera amistad es aquella que está para todo, para llorar, para reír, para hacer de psicólogo, para ayudarte en un apuro, para acompañarte en el dolor y para acompañarte en una diversión. No es amigo aquel que solo está en los buenos ratos, no es amigo aquel que no se acuerda nunca de felicitarte por tus éxitos, no lo es aquel que no se acuerda de interesarse por tu salud, y no lo es aquel que cuando le quieres contar algo muy importante y doloroso te dice “no quiero que me lo cuentes”.Evidentemente no quiere que se lo cuentes porque no quiero mojarse, y si no se moja no es amigo. Esa amistad no es un toma y daca, esa amistad solo se la está trabajando uno de los dos, por lo tanto no sirve.

La amistad también cambia con los años, podemos tener un amigo que permanece en el tiempo, que va madurando contigo, va creciendo contigo, seguramente ese será amigo hasta la muerte. En cambio también puedes tener un amigo que no crece, que se va quedando atrás, vas perdiendo puntos en común y la amistad deja de tener vigencia, ya no va con tu nuevo yo, tu has crecido pero él no, estás en una nueva etapa de tu vida en la cual él ya no tiene su hueco, son amistades que caducan como los yogures. Esas amistades se van quedando en el camino, recordemos las amistades de la niñez, luego las de la adolescencia y luego las de adultos, estas últimas son las que según la evolución de cada uno, se pueden quedar atrás o no.

Cuantas desilusiones recibimos de los amigos, cuantas veces nos decimos, “no voy a creer en nadie”. Pero lo cierto es que necesitamos creer, nos hace falta la amistad, precisamos el contacto humano. Debemos tener amigos y confiar. Creo que a veces con pocas palabras se conoce al verdadero amigo, a la verdadera persona. Confiemos y desechemos lo que no sirve.