Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Real como la vida misma



María es una mujer de mediana edad y de buen ver, solo que muy machacada por la vida, trabaja en una casa haciendo la tareas domesticas para sacar adelante una familia, con un marido que está en paro, pero eso no le impide consumir droga y un niño de pocos años, también tiene una hija de 17 años que acaba de hacerla abuela de una niña preciosa, claro que la vida de su hija no es preciosa, vive con su novio que se pone hasta las cejas de droga y de paso la ha introducido a ella en ese camino tan tortuoso, por supuesto que la maltrata y por supuesto que ella lo defiende “porque es bueno y cambiará”, esta es la razón que le da a su madre cuando intenta ayudarla y sacarla de ese agujero, además le recuerda que no debe inmiscuirse en su vida.
Ignorante de que no le permiten ver a su nieta, la señora de la casa le pregunta:
-¿Hola María, como está su nieta?
-Pues no lo se porque no la veo
-Y eso, ¿no va usted a verla?
-Si señora pero no me dejan, me echan de la casa
-¿Pero como puede ser eso?
-Pues si señora, ayer sentí ganas de ver a mi hija y mi nieta y fui, cuando toqué en la puerta se asomó el novio de mi hija y dijo “Otra vez viene la asquerosa esa”, yo le dije: dile a mi hija que baje por favor.
La hija baja con los brazos en jarras y le dice:
_¿Que quieres, a que has venido?
- Hija soy tu madre, le dice mientras intenta darle un abrazo
-Y que? Aquí no tienes que venir
Su hija la rechaza cogiéndole por los brazos fuertemente
_Hija hueles a droga
_ ¿Y a ti que te importa? Marchate
A todo esto María, lloraba mientras lo contaba, la señora no sabía como consolarla, le aconsejaba que la dejara un tiempo y no la llamara, que esperara a que la hija llamara. Dijo María:
-Si, pero si yo no la ayudo, luego será demasiado tarde, mi hija no tendrá remedio y esa niña......¿como la estarán cuidando si están drogados?
Esta es una verdadera historia, como tantas otras, que luego un día vemos reflejada en el telediario porque han matado a una mujer. Mientras tanto su madre no puede hacer nada, ni tan siquiera por su nieta, a menos que denuncie a su hija para que le quiten a la niña, pero......es duro hacerlo, poniéndome en su lugar lo entiendo. Para eso tendrían que haber unos servicios sociales más efectivos y unos vecinos más concienciados y más implicados, pero no, en este país las cosas son así. No me gusta hacer comparaciones pero todos sabemos que hay algún país que si que funciona de otra manera. La gente denuncia estas cosas y por bastante menos les retiran la custodia de sus hijos, así es como deberían hacerse las cosas, al menos los niños no estarían en peligro, no tendríamos que lamentar luego tantos desastres.

5 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Realmente es de tener en lástima a un ser que esté pasando este infierno.
La doga es algo desvastante, se destruye todo, comenzando por el propio ser que la consume.

Cariños

azul dijo...

Que triste...hay muchas,muchisimas historias como estas...y como bien dices luego vemos en televisión,nos echamos las manos a la cabeza y luego la apagamos...sin más...

A mi me sabe mal por el niño que será maltratado y viviendo en un mundo que creerá normal...

Ay que vida!!!

Un saludo ...me voy triste

Adrisol dijo...

triste pero real..
aquí, es moneda corriente!!
pero tampoco hacen nada..
no hay lugares de contención,ni para los drogadictos ni para sacar a los niños de esa situación..

terrible historia..
besosss

Cornelivs dijo...

Pequeñas/grandes tragedias cotidianas que, por desgracia, se repiten más de lo que quisieramos.

Comparto tu dolor, tu indignación y tu denuncia, querida amiga.

Besos enormes...!

Marucha dijo...

Rita, que por acá también en ocasiones,se pone fatal el asunto.
Madres / abuelas que huyen de sus hogares por encontrarse en situaciones parecidas o peores a lo que describes.
Recibe un abrazo desde estas tierras.