Entrada destacada

El silencio de Recemunde

Silencio... oir el silencio, sentirlo... como lo sintieron nuestros padres, nuestros abuelos... aquel silencio que arrulla, ...

martes, 13 de octubre de 2009

Divagaciones sobre el tiempo que nos queda



Escuché hace unos días alguien que decía que las personas mayores no nos damos cuenta que el tiempo se nos acorta, que vivimos como si fuéramos jovencitos y como si tuviéramos todo el tiempo del mundo.
No es cierto eso, y los que lo dicen que suelen ser personas muy jóvenes no se dan cuenta que ellos tampoco tienen todo el tiempo del mundo y que además ese tiempo va mucho más aprisa de lo que ellos se imaginan.
Es verdad que el ser humano vive casi de espaldas a la muerte, no se quiere enterar que esta vida tiene su principio y su fin, de alguna manera se vive apegado a bienes materiales como si se pudieran llevar en ese viaje que, por otra parte nadie quiere hacer. También pensamos que nuestra familia, las personas que nos rodean, siempre van a estar ahí. Es por eso que sufrimos tanto cuando alguien se nos va.
Todo eso es cierto pero también lo es que cuando se llega a la edad de jubilación, comenzamos a ver las cosas de diferente manera. Los más jóvenes quizá piensen que no nos damos cuenta que esto se acabará.
Yo discrepo. Si que nos damos cuenta, es más, yo diría que a partir de los 50 iniciamos una cuenta atrás.
Comenzamos a hacer un recuento de nuestra vida, pensamos que los años que nos pueden quedar por delante ya no son tantos como los vividos, si, claro que lo pensamos.
Recuerdo que mi padre, que murió de 60 años, con mucha sorpresa y dolor por nuestra parte, fue uno de esos infartos instantáneos, estaba viendo la tele, suspiró y.......ya estaba muerto, muerte muy feliz además. Recuerdo que unos días antes, recién comenzada su jubilación, le dijo a un amigo con el que charlaba: Yo ya me puedo morir, mis tareas están acabadas, me jubilé, mis hijos están colocados.... Es curioso que dijera esto solo tres o cuatro días antes de morir, parecería que él determinó el momento de su muerte.
Yo pienso un poco lo mismo, no deseo morirme, por supuesto, pero reconozco que lo que me importa es dejar mi trabajo terminado, los hijos son nuestra preocupación, pero si ya vuelan solos nos quedamos más tranquilos, sabemos que siempre les haremos falta, sabemos además que ya no somos imprescindibles y eso nos tranquiliza.
Otro aspecto de la cuestión es que los jóvenes lo ven de diferente manera, yo creo que el hecho de encontrarse teóricamente lejos de la muerte les hace ser valientes en sus afirmaciones, diciendo cosas como; “yo quiero morir antes de hacerme viejo”, y eso lo dicen porque les parece terrible perder la lozanía de la juventud, piensan que el hecho de tener esas arrugas les convierte en seres caducos. El culto al cuerpo nos ha llevado a no aceptar la vejez y es por eso que se oyen cosas como ésta. También es cierto que cuando somos jóvenes vemos la vejez muy lejana, tanto que nos permitimos el lujo de decir que cambiamos tiempo de vida por no ver en el espejo algo que no aceptamos.
Yo nunca he estado en esa linea, creo que la vida es demasiado valiosa como para despreciarla por una buena imagen.
Al margen de todo eso pienso que como en esta vida aparte de las tareas, también tenemos nuestros gustos y aficiones, que dicho sea de paso, la jubilación nos da la oportunidad de disfrutarlos, y si tenemos la suficiente salud, nuestro lema debe ser vivir todo aquello que nos guste y esté dentro de nuestras posibilidades físicas, sin pensar en el tiempo que nos quede, que por otra parte no sabemos. Otra cosa que me anima es que cada día se alarga más la vida de los seres humanos, así que, amigos míos, seamos conscientes de que aquí estamos de paso pero no nos obsesionemos demasiado, con miedo o sin él, esto se acabará cuando Dios o el destino quiera.

10 comentarios:

Marucha dijo...

Rita,amiga, es verdad.
Aqui estamos, y estaremos hasta que Dios quiera,
La cuestión es el cómo.

Enfermos,por comer de todo, aún lo dañino ???

Te cuento...a mi padre, lo iban a operar de la prostata.
Fué con un medico iridiologo,naturista.
Lo puso a dieta,con thes,verduras,calditos de pollito,de marisquito,comiendo almendras,avena,manzanas ,frutas.

cero refrescos,cero papitas enbolsadas,poca sal,nada de chelitas(cervecitas ), menos azucares,y papá de 82 años,ya no necesitó operación,te hablo de eso hace 2 años.
Papá hablaba lento, esparpajado, como lerdo,(era mucha grasa en cerebro )y después de la dieta,
¡ wualá !

papá más avispadillo,más vivillo.
¡ coquetillo !
Amarrenlo,que está tremendo.

Si Rita,
Todos llegamos a la meta,pero una cosa es llegar tranquilos, hasta echando maromas, y otra a rastras, con dolores aquí y allá, sin ganas de nada, con depresiones
( a veces también por la dieta inadecuada).
Bueno, me despido, te quiero mucho, pero mucho ,mi amiga Rita,mi amiga de la red.

maria dijo...

Hay un dicho muy cierto "Ni por joven te asegures,ni por viejo te apresures" cada uno vive lo que le toca y cada vez estoy mas segura de que cada uno tienen su hora de morir ya marcada cuando nace y le pase lo que le pase y sea cual sea su edad, sino ha llegadosu dia.. Saldra y por supuesto que cada vez nos hacemos mayores y cada dia todos, estamos mas cerca del final, pero por eso mismo hay quwe disfrutar la vida, sin pararnos a pensarlo..Cuando sea ya llegara y que nos quiten lo bailao ... un beso amiga, me encanta leerte

Anouna dijo...

Hay que buscar la sabiduría, todo tiene su tiempo, y su forma de hacer las cosas. Los jóvenes harán lo suyo, tal como lo vivimos un día, y los mayores viviran también lo suyo, tal como los jóvenes un día llegarán a vivir. Ninguno de nosotros puede decir que no ha sido un bebe, luego un niño, un adolescente, un joven, un adulto, un anciano. Todos transitamos el mismo camino de la vida. Todo tiene su tiempo. La vida y también la muerte.

Un abrazo Rita, una entrada para meditar y para tener muy en cuenta. No sintamos presión por nada, VIVAMOS!!!

Anouna

Adrisol dijo...

tema para meditar profundamente..
será que estoy en los 52 y cosas que antes no pensaba,ahora las pienso..
trato de disfrutar el momento,con las pequeñas cosas..
no soy obsesiva en pensar cuánto me queda por aquí, pero sé,que es menos de lo que ya viví....
gran tema, gracias..........

besos,reina

azul dijo...

La juvetud no piensa en la muerte, ni en la vejez, está demasiado lejos...se ve como el señor que pasa ahora mismo por la esquina y que no se conoce y no se volvera a ver...

Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices ..,elculto al cuerpo y demás vanalidades...la arruga es bella decian y ahora ves a yayas con unas caras tan estiradas que parecen recien salidas del museo de cera sin rasgos personales....

Nada ...a disfrutar de todo el tiempo que se tenga

Estupenda entrada para pensar ..

Un beso grande

Abuela Ciber dijo...

Ya de tanto repetirtelo estarás cansada, pero siempre te esxpresas en forma admirable sobre los temas que tratas.

Este es igual.

Leído detenidamente tiene mucho para compartir, pero el espacio es poco.

Así que te dire que aquello de que estamos tranquilos, que hemos cumplido con los hijos, familia, amigos y entorno, nos hace disfrutar del día plenamente.

Eso no significa desconectarse de la realidad, sino saber observarla y ayudar en lo que se puede.

Nunca hice culto de cosas efímeras, asi que el aspecto físico me tiene muy sin cuidado.
Las canas y arrugas me las gane, costo mucho tenerlas, asi que no digo que las luzca sino que las acepto.

Pero son las deficiencias del alma y espiritu que muchos acarrean.

Cada día que despierto doy gracias y me dispongo, aunque cueste....disfrutarlo.
Sin dañar a nadie y en lo posible ayudando.

Recibe mi cariño

Cornelivs dijo...

Veo mucha sensatez y sentido comun en tu post, querida Rita.

Coincido contigo.

Besos enormes..!

Cosmo dijo...

Mi percepción es que cuanto más mayores somos,nos damos más cuenta de la brevedad de los días.
En cuanto a la muerte,ya se ve a diario que ante ella no hay edad igual que ocurre con las enfermedades.
Lo más prudente sería que viviéramos como deseamos para que luego no tengamos que arrepentirnos de nada.Es un excelente tema.Besos

Maripaz Brugos dijo...

Rita tu entrada está llena de sabiduria...
Lo importante, es vivir cada minuto intensamente, sea uno mayór o joven.La vida es bonita a cualquier edad.Será por la experiencia de los años vividos, por lo que opino así.
Un beso

Pacogor dijo...

En realidad de lo que se trata es de no perder la ilusión por vivir. Hay demasiados cadáveres andantes por las calles, un montón de gente que ha muerto en vida sin enterarse. Que gran error es aplazar esa ilusión que nunca encuentra un hueco para hacerse realidad... La muerte nos espera a la vuelta de cualquier esquina, así que todos haríamos bien en aportar nuestro granito de arena para darle sentido a nuestra vida y disfrutar un poquito de ella.